Horacio Rodríguez Larreta se reunió con Elisa Carrió y con Mauricio Macri para limar asperezas y bajar las tensiones

Tenía que estar en España, en una gira vinculada a temas de gestión, pero tuvo que priorizar la política y viajar de urgencia a Exaltación de la Cruz.El lunes, 48 horas después de participar de los festejos por los 20 años del nacimiento de la Coalición Cívica-ARI, Horacio Rodríguez Larreta visitó a Elisa Carrió en…

horacio-rodriguez-larreta-se-reunio-con-elisa-carrio-y-con-mauricio-macri-para-limar-asperezas-y-bajar-las-tensiones

Tenía que estar en España, en una gira vinculada a temas de gestión, pero tuvo que priorizar la política y viajar de urgencia a Exaltación de la Cruz.

El lunes, 48 horas después de participar de los festejos por los 20 años del nacimiento de la Coalición Cívica-ARI, Horacio Rodríguez Larreta visitó a Elisa Carrió en su chacra bonaerense para limar asperezas y tratar de aplacar las tensiones internas tras los explosivos dichos de la ex diputada, que cuestionó como nunca antes a los amigos y aliados del jefe de Gobierno.

“Hablaron durante más de una hora y media, le fue bien”, explicaron desde el entorno de Rodríguez Larreta a este diario. En la Coalición Cívica confirmaron el encuentro, y se limitaron a resaltar que “Lilita” estaba satisfecha con la estrategia desplegada en los últimos días, ​que tensó al máximo el acuerdo que la CC mantiene con el PRO en su versión porteña, en buena medida por la reconfiguración del armado que el jefe de Gobierno.

Después de esa charla, Rodríguez Larreta siguió con su raid político: visitó a Mauricio Macri en su casona de la zona norte del Gran Buenos Aires. “Fue una reunión más de las que tienen habitualmente”, justificaron colaboradores del ex Presidente. Lo cierto es que la relación entre ambos no pasa por su mejor momento: es una discusión de poder y liderazgo, pero también por el futuro de Juntos por el Cambio.

Es más: parte del larretismo está convencido de que las declaraciones del fin de semana de Carrió tienen aditivos proporcionados por el ex Presidente, decidido a hacerle valer todo el poderío acumulado en estos años a su sucesor. Y que el enojo radica además en la performance de Juntos por el Cambio en la Ciudad, que dejó afuera del Congreso a Fernando Sánchez.

En la Coalición Cívica niegan ese razonamiento: “Es subestimar a Carrió”, subrayan. Dicen, en tanto, que hay una decisión de no integrar el gabinete local en la renovación que Rodríguez Larreta planea implementar en los próximos días, y que incluye a Jorge Macri y a referentes del radicalismo que responden a Martín Lousteau y a Emiliano Yacobitti, furioso con las declaraciones de “Lilita”. También a Enrique Nosiglia.

En el PRO rechazan las versiones: juran que el jefe de Gobierno ofreció más de un casillero a dirigentes de la CC, pero que pidieron lugares de mayor jerarquía. Es una guerra de trascendidos, de uno y otro lado.

Según las fuentes consultadas, la conversación entre Rodríguez Larreta y Carrió de este lunes estuvo enfocada en gran medida en los dichos de la ex legisladora, que primero cuestionó en duros términos la amistad de más de dos décadas del jefe porteño con Sergio Massa, en la entrevista que concedió el jueves a Clarín, y después se refirió a la alianza con el radicalismo que lideran Yacobitti y Lousteau en los festejos de la CC del sábado en Open Door.

El jefe de Gobierno le explicó a la ex diputada que su amistad con el presidente de la Cámara baja es personal, y que no hay un acuerdo político. Según trascendió, ya se lo había explicado en más de una oportunidad. El textual de Carrió a este diario molestó especialmente al alcalde, que la llamó, preocupado, a última hora del viernes.

“Lilita” le bajó el tono, y le reforzó la invitación al evento del sábado. En el escenario, le enrostró entonces la alianza que tiene desde hace años con el radicalismo de la Ciudad que la ex diputada detesta. Rodríguez Larreta enfureció de nuevo, y tuvo que ocuparse de calmar las aguas en el frente interno.

Para Carrió, que todavía conserva una centralidad formidable e infunde temor en un sector de la oposición, fue puro disfrute. También para Macri

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA