El nuevo dilema de Boca: ¿qué pasará con Cardona, Villa y Zambrano?

La frase se escuchó en la Bombonera, un ratito antes del empate con Newell’s. Un veterano periodista, de esos que conocen cada rincón del templo erguido a orillas del Riachuelo, entregó un diagnóstico preciso, propio de quien conoce las fortalezas y debilidades xeneizes: “El único enemigo de Boca está adentro del club y es ni…

el-nuevo-dilema-de-boca:-¿que-pasara-con-cardona,-villa-y-zambrano?

La frase se escuchó en la Bombonera, un ratito antes del empate con Newell’s. Un veterano periodista, de esos que conocen cada rincón del templo erguido a orillas del Riachuelo, entregó un diagnóstico preciso, propio de quien conoce las fortalezas y debilidades xeneizes: “El único enemigo de Boca está adentro del club y es ni más ni menos que Boca”.

Y ese espiral negativo que se genera en sus entrañas hace eclosión cuando trasciende las paredes del vestuario y se manifiesta en la cancha. Entonces, la violación del código de conducta por parte de Carlos Zambrano, Edwin Cardona y Sebastián Villa no es una mancha más. Los tigres están salpicados y el resto de sus compañeros, afectados.

Por eso el Consejo de Fútbol ya evalúa desprenderse de los tres futbolistas. Y si juegan ante Arsenal, en la final de la Copa Argentina y Central Córdoba será por necesidad. Si fuera por Juan Román Riquelme, ya estarían afuera del club. Muy a pesar de que los colombianos y el peruano son niños mimados por el vicepresidente-ídolo. Al menos, lo eran hasta la madrugada de ayer, cuando trascendió que la “intoxicación” de la que habló Sebastián Battaglia fue puro maquillaje para los periodistas.

Edwin Cardona ingresó en el ST ante Newell’s. (Maxi Failla)

Los mismos, por otra parte, que se preguntaban por qué Zambrano, Cardona y Villa, que iban a ser titulares el domingo, antes de la tormenta, terminaron en el banco ante Newell’s. Y si estaban “intoxicados”, ¿por qué los metió en el complemento?

“Hicieron un esfuerzo muy importante para jugar”, dijo Battaglia en el ida y vuelta con la prensa. Las imágenes que se viralizaron de Cardona, casi durmiéndose durante el partido, son todo un síntoma de que el colombiano no estaba “en buen estado”.

¿Qué fue lo que motivó al técnico a sacarlos del equipo? Decretada la suspensión del partido con Newell’s, el técnico ordenó la desconcentración del plantel desde el lunes a las 13 hasta las 22.30. Los jugadores debían regresar al hotel Intercontinental en forma puntual. Según pudo averiguar Clarín, Zambrano se fue y volvió. Y cometió un “acto de indisciplina muy grave” del que participó Villa. Cardona se unió más tarde, tal cual reconstruyeron los testigos, “en malas condiciones”.

Sebastián Villa, en el empate frente a Newell’s en la Bombonera. (Maxi Failla)

Esta situación motivó el enojo de los referentes, el técnico y, especialmente, del Consejo de Fútbol. Battaglia separó a los tres futbolistas y los reprendió en la Bombonera. Ahí mismo les comunicó que no iban a ser de la partida. Cardona mostró su disconformismo cuando el entrenador lo mandó a calentar. Se mordió los labios y puso carita de circunstancia.

Primero, entró Cardona. Después, Villa. Muchos se preguntaban en las altas esferas: “Si los sacó del equipo porque se portaron mal, ¿para qué los puso en el segundo tiempo?”. Riquelme quería un castigo ejemplar. Y aunque siempre elogió a los colombianos, el escándalo que protagonizaron en el interior de la concentración fue la gota que rebasó el vaso de la paciencia. Ya habían decidido no hacer uso de la opción por Cardona: 5 millones de dólares. Y más allá de que habían pensando en negociar algún jugador a préstamo como parte de pago, como es el caso de Walter Bou o Wanchope Abila que regresarán de Defensa y Justicia y Minnesota United, ya no moverían un dedo.

Riquelme, en la Bombonera. (Maxi Failla)

Zambrano tiene contrato hasta diciembre de 2022 y Villa hasta fines de 2024. El peruano había relegado a Lisandro López, ponderado fundamentalmente por Jorge Bermúdez. El colombiano se rebeló cuando Boca rechazó una oferta del Brujas de Bélgica. Román quiere 12 millones de dólares por su pase. Escucharán propuestas por ambos jugadores.

“Yo entiendo que hay momentos y que la vida pasa una sola vez, pero Boca también. Y a más de uno de esos tres les dieron muchas oportunidades. No van a ser responsables nunca. Los problemas hay que cortarlos de raíz para que no sucedan estas cosas. Hoy tendríamos que hablar de otro tipo de cosas. ¿Por qué lo ponen a Battaglia en una situación que no tiene que estar? Y son todos los responsables. No voy a decir más. Se cagan en Boca ustedes, muchachos. A Cardona le chupa un huevo todo”, disparó Cristian Traverso, uno de los referentes del Boca campeón de Carlos Bianchi, en TyC Sports.

Mientras pelea por un lugar en la Libertadores, Boca se pega tiros en sus propios pies.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA