YouTube es una de las principales fuentes de desinformación en internet, según un estudio

YouTube es “uno de los principales canales de desinformación e información falsa online” del mundo, según más de ochenta organizaciones de verificación de datos que han pedido a la compañía que adopte, al menos, cuatro medidas para revertir esta situación. En una carta dirigida a la directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, organizaciones de verificación…

youtube-es-una-de-las-principales-fuentes-de-desinformacion-en-internet,-segun-un-estudio

YouTube es “uno de los principales canales de desinformación e información falsa online” del mundo, según más de ochenta organizaciones de verificación de datos que han pedido a la compañía que adopte, al menos, cuatro medidas para revertir esta situación.

En una carta dirigida a la directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, organizaciones de verificación de 40 países hacen referencia a vídeos colgados en esa plataforma que “han causado un daño real en la vida cotidiana y que, sin embargo, pasaron por el radar de las actuales políticas de la compañía.

Estos casos son prueba de que las políticas puestas en marcha por YouTube para combatir la desinformación son “insuficientes” y “no funcionan”, consideran los grupos de verificación, entre ellos, los españoles Maldita y Newtral; el mexicano Animal político-El sabueso; ColombiaCheck, o el venezolano Cotejo.info.

Una situación que es “aún peor” en los países de habla no inglesa y en el llamado Sur Global, donde las políticas de la empresa “se ejercen aún menos”, asegura la carta.

Ante esa situación, instan a Wojcicki a poner en marcha, al menos, cuatro medidas, entre ellas, un compromiso de transparencia sobre cómo viaja la desinformación en la plataforma y divulgar públicamente sus políticas para abordarla, incluido el uso de la inteligencia artificial.

En lugar de eliminar vídeos, los verificadores de datos piden a YouTube que se centre en proporcionar el contexto adecuado, lo que consideran que se puede hacer “estableciendo una colaboración significativa y estructurada” con organizaciones de comprobación de hechos.

Los firmantes rechazan lo que consideran intentos de YouTube de enmarcar todo el debate como “una falsa elección” entre borrar o no vídeos y dicen que “las evidencias disponibles” señalan que proporcionar información contrastada es más eficaz que eliminar contenidos.

De esta manera, se “preserva la libertad de expresión a la vez que se mitigan los riesgos de daño a la vida, la salud, la seguridad y los procesos democráticos”.

Otra petición es que la plataforma actúe contra los infractores reincidentes que producen contenidos constantemente marcados como desinformación e “impedir que sus vídeos sean recomendados o promocionados por los algoritmos de la empresa”.

Además, instan a que se amplíen estos esfuerzos a otros idiomas más allá del inglés y que se proporcionen datos específicos de cada país y lengua, así como servicios de transcripción eficaces.

YouTube por “inacción o por políticas que no funcionan” está permitiendo esta desinformación, pero también la existencia de grupos que se han organizado, especialmente durante la pandemia, señaló a los medios el responsable de Política Pública y Desarrollo Institucional del grupo de verificación español Maldita.es, Carlos Hernández.

Así, indica la carta, YouTube permite que su plataforma “sea utilizada como arma por actores sin escrúpulos para manipular y explotar a otros, y para organizarse y recaudar fondos” Los grupos de verificación quieren que la empresa “de pasos hacia la transparencia”, destacó Hernández pues no saben mucho de lo que hace la plataforma o sobre cómo decide que es o no desinformación.

Los verificadores expresan en su carta la voluntad de comprometerse con YouTube para poner en práctica esas demandas y que la plataforma haga realmente todo lo posible para evitar que la desinformación y la información falsa se conviertan “en armas contra sus usuarios y la sociedad en general”.

La respuesta de la plataforma

Google, dueña de YouTube. Foto AFP

YouTube tomó medidas para acabar con la información errónea sobre el covid y en octubre de 2020 prohibió la información errónea sobre las vacunas contra el covid, poco después de que Facebook tomara medidas similares en su propia plataforma. Un año después, dijo que eliminaría los videos que difundieran información errónea sobre todas las vacunas.

En respuesta a la carta, Elena Hernández, vocera de YouTube, dijo que la compañía había invertido mucho en políticas como la reducción de la difusión de información errónea “límite”, un término para el contenido que se acerca, pero no cruza la línea de. infringiendo las directrices de la plataforma.

“A lo largo de los años, hemos invertido mucho en políticas y productos en todos los países en los que operamos para conectar a las personas con contenido autorizado, reducir la difusión de información errónea límite y eliminar videos infractores”, dijo Hernández.

“Hemos visto un progreso importante, manteniendo el consumo de información errónea límite recomendada significativamente por debajo del 1% de todas las vistas en YouTube, y solo alrededor del 0,21% de todas las vistas son de contenido infractor que luego eliminamos. Siempre estamos buscando formas significativas de mejorar y continuaremos fortaleciendo nuestro trabajo con la comunidad de verificación de datos”, cerró.

Lo cierto es que a partir de la difusión de videos se detecta un problema recurrente con la desinformación, y que Alphabet tiene la oportunidad de arreglar el problema: todavía está a tiempo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA