Adrián Suar y Diego Peretti, los Inmaduros que son furor en la calle Corrientes

Adrián Suar y Diego Peretti conforman una dupla explosiva, inédita, que prometía ser fenómeno aún antes del estreno de Inmaduros, el jueves 13 en el teatro El Nacional.Porque más allá de sus probadas condiciones de comediantes hay algo en ellos, en apariencia tan distintos, que trasciende lo meramente escénico.Y no es solo que los dos…

adrian-suar-y-diego-peretti,-los-inmaduros-que-son-furor-en-la-calle-corrientes

Adrián Suar y Diego Peretti conforman una dupla explosiva, inédita, que prometía ser fenómeno aún antes del estreno de Inmaduros, el jueves 13 en el teatro El Nacional.

Porque más allá de sus probadas condiciones de comediantes hay algo en ellos, en apariencia tan distintos, que trasciende lo meramente escénico.

Y no es solo que los dos están vacunados (ahora entraron en receso obligado hasta el próximo martes ya que, como tantos otros argentinos en estos tiempos, dieron positivo de Covid, por suerte con síntomas leves). El teatro anunció la reprogramación de las funciones de este fin de semana para el 25, y una extra el jueves 27.

Suar & Peretti: “Inmaduros” fue la obra más vista en su primera semana en cartel. Fotos Martín Bonetto

Juntos por primera vez como protagonistas, encabezan el elenco de esta obra escrita por Juan Vera y Daniel Cúparo, dirigida por Mauricio Dayub y con el asesoramiento artístico de Pablo Codevilla. Los acompañan Patricia Echegoyen, Fernanda Metilli, Jessica Abouchain, Carla Pandolfi y la voz en off de Andrea Politti.

Dos que se potencian

Suar y Peretti, que se potencian en actuaciones notables, arrasaron en su primera semana con las cinco funciones agotadas (están de jueves a domingo, hacen dos los sábados) y la convirtieron en la obra más vista a nivel nacional.

Pocos días antes del aislamiento recibieron a Clarín. Llegaron cinco minutos antes de la hora señalada y naturalmente se instalaron en la escenografía de Jorge Ferrari, como si estuvieran en el living de sus casas, dispuestos a disfrutar el momento:

Clarín los entrevistó pocos días antes de que se contagiaran de coronavirus.

-Peretti: Es que tenemos un vínculo de muchos años. Al principio él era mi jefe en Polka, pero la relación siempre fue muy fluida. Adrián está acostumbrado a comandar, a liderar, a producir, a gestionar…Yo, en cambio, soy muy individualista, encapsulado digamos, cuanto menos contacto tenga con un montón de cosas mejor (risas). Siempre tuvimos una onda muy buena, el tiempo nos llevó a esta relación de amistad y, finalmente, nos encontramos para hacer esta obra de teatro.

-Una obra en la que triunfó la perseverancia de ustedes para sortear los obstáculos…

-Suar: Sí. ¡Todos! Estábamos desde el 2020 esperando para estrenar esta obra, siempre con las ganas de hacer el espectáculo y creyendo en él. Otra no teníamos, en cuanto a que pasó lo que pasó, se paró todo el teatro y eso a nosotros en lugar de relajarnos y tirarnos para atrás nos dio más fuerza. Primero ensayábamos en los lugares clásicos, pero como se iba demorando y no queríamos perder contacto con el espectáculo seguimos encontrándonos en lugares insólitos, como se ve en unos videos que hicimos.

-Peretti: ¡Eso es verdad! Él cada vez que ensayábamos prendía el celular y me filmaba mientras pasábamos letra… Pensé que la situación en la cancha de tenis era una puesta en escena.

Estaban desde el 2020 esperando para estrenar la obra.

-Suar: No. ¡Jugamos en serio! ¡Y él juega mejor que yo!

-Peretti: ¡¡Nooooo!!! ¡¿Qué voy a jugar mejor si todos los partidos me ganás vos?!

-Suar: No, no es así… A veces ganás vos y muchas más veces gano yo (risas)

-Peretti: Aparte el teatro es técnica. Y a mí me encanta esta técnica, que nosotros nunca lo hablamos, pero ahora la voy a hablar, Adri. Que el teatro es un lugar de una exposición tremenda, hay tal cantidad de estímulos cuando un actor entra, que tener la letra sabida de manera de poder decirla con cierta lógica mientras jugás al tenis, tomás un café con leche, solucionás problemas, cocinás o nadás… Te da un plus maravilloso.

Suar está solo, sin pareja, desde hace cinco años.

En Inmaduros son dos amigos que funcionan a partir del juego de las diferencias, Alfi-Suar publicista exitoso, separado, con un hijo al que no ve y sin compromisos afectivos, vive en una casa inteligente a cargo de “Alexa” (la voz que todo lo puede).Fideo-Peretti, psicoanalista, 36 años de matrimonio y dos hijos, recientemente separado de Rosita, el amor de su vida, llega desconsolado pidiendo cobijo.

Y si bien puede haber un deja vú a lo Extraña pareja, aquella obra de Neil Simon, aquí el eje no es la convivencia sino cómo estos dos cincuentones se enfrentan a los cambios que los interpelan y que no quisieron ver. Desde su amistad, los mandatos sociales, la sexualidad o el feminismo, hasta la tecnología que invade la vida diaria.

Se conocen desde Poliladron, el policial televisivo que Suar protagonizó con Laura Novoa y que marcó sus inicios como productor. Peretti, por entonces poco conocido, pronto se convirtió en uno de los actores fetiches de Polka, pero exceptuando la película Cohen vs Rosi y un cameo que hizo en El Host, no volvieron a coincidir en la ficción.

Peretti sigue en pareja con Andrea.

-¿Se acuerdan dónde y qué estaban haciendo exactamente hace veintiséis años?

-Peretti: ¿Poliladron? ¿No estábamos haciendo teatro en Mar del Plata?

-Suar: Sí, juntos, no como protagonistas, ¡pero juntos!

-Peretti: ¡Sí! Teníamos unas cuántas escenas, me acuerdo de la obra en Buenos Aires y después en Mar del Plata, fue una temporada hermosa, yo me reí mucho.

Amigos. Se conocen desde que grabaron juntos “Poliladron”.

-Suar: Ahí nos empezamos a querer…

-Peretti: ¡Claro! Yo, como contaba, pegué onda con vos rápidamente. Aparte fuiste vos quien me vio en una obra de teatro y me diste el libro para que lo leyera, yo todavía no era un actor-actor. Y ahí empezó todo.

-¿Podemos decir que se cambiaron la vida mutuamente? Cuando se conocieron, vos, Adrián, dejabas de ser solamente un actor y empezabas a producir. Y vos, Diego, abandonaste la profesión de psiquiatra para dedicarte a la actuación.

-Suar: En un punto sí… Pasa que el destino de Diego estaba claro. Yo creo que siempre hay alguien -a mí me ha pasado- que te da una primera oportunidad…

-Peretti: Vos eras muy joven… Tenías 25 años cuando llegabas a la filmación con tu piloto, todo un señor, y yo ya era médico, ¡ya era grande boludo!

Los actores s admiran y elogian mutuamente.

-Suar: Pero yo ya te veía con tu personalidad, un actor al que yo podía distinguir, ahí había una piedra preciosa.

-Es decir que no te sorprende el crecimiento actoral que tuvo Diego.

-Suar: ¡Nooo! Me da alegría y no me sorprende porque la Argentina ha sacado camadas de actores importantes de cada generación. Diego es uno de ellos, como tantos otros de cada época… Carella (Carlos), Ulises Dumont, Luppi (Federico), Julio de Grazia…

-Peretti: ¡Qué actores estás nombrando!

Adrián y Diego juegan a describir al otro.

-Suar: Son los que siempre hacen la diferencia y va a seguir pasando, espero, como ahora pasa con Diego.

-Y a vos, ¿te sorprende el crecimiento de Adrián? Acaba de debutar como director de cine, con “30 noches con mi ex”, la película con Pilar Gamboa que estrena este año.

-Peretti: ¡Nooo! Él es un gran comediante. A los 25 años, como te contaba, llegaba al set y agarraba los libros con una birome, veía los textos, y no de manera egoísta sino desde el productor y desde el director, y decía: “Esto va, esto no…” (lo imita y se ríen).

Y cuando hacíamos las escenas tenía una visión y un timing para los latiguillos… ¡Te estoy hablando de hace 27 años! Yo cuando lo veo en sus películas o en televisión siempre distingo a un gran comediante, a mí me hace reír y eso me pasa acá también.

-¿Cómo describirías a Diego?

-Suar: Es muy honesto, transparente, generoso, es lo que ves. No es una persona que anda mostrando una cara para… Se hace querer por lo que es y siempre en los grupos es un líder positivo, eso es muy importante porque el oficio nuestro es un trabajo colectivo.

-Peretti: Absolutamente.

-Suar: Tiene escalafones, pero necesita de cada uno de los que participan. Y si sos mezquino, primero es feo para trabajar y, aunque te puede ir muy bien, a la larga te vas quedando solo. Este es un oficio, como dice Diego, que se lleva un poco parte de nuestras vidas, por eso si tenés la suerte de que te vaya bien es una bendición, y cuando uno recuerda los momentos es porque te llevás esto.

-Peretti: Te llevás la experiencia.

-Suar: Sí. Yo no me voy a olvidar más de todo lo que hicimos vos y yo ensayando el año pasado, porque esas cosas parecen una pavada o un chiste y no lo son…

-Peretti: Demuestra también mucha pasión, mucho corazón en lo que uno hace. Y además es una gran técnica que podemos patentar, jajá.

En escena. La obra se representa en el teatro El Nacional. Foto Archivo Clarín

-Y vos, ¿cómo definirías a Adrián?

-Peretti: Me parece una persona de una inteligencia emocional muy grande, porque está en un lugar de poder desde hace tanto tiempo, lugar de poder entendido desde lo comunicacional, gerente de programación en un canal líder, una productora de ficción con muchos éxitos y un actor muy convocante. Pero a él no lo mueve todo eso.

Sigue teniendo una relación con la gente absolutamente terrenal, y lo ves, ves que es Adrián de hace 27 años, que está mayor como yo, que estamos medio…

-Suar: Si si, no aclares… (risas)

-Ahora hablemos de lo malo, algún defecto deben tener.

-Peretti: ¿Defecto del Chueco? A veces le falta voluntad para desarrollar… O sea, se subestima en el talento que creo que él tiene, que veo que tiene. Yo a veces se lo digo en broma, pero tiene tantos frentes que cubre con tanta responsabilidad, que le impiden a veces, en la actividad actoral, desarrollar todo su talento.

-Suar: Un defecto de Diego… Que a veces en su vida privada es solitario…

-Peretti: Jajajá, esto parece la obra…

En la obra, Peretti y Suar interpretan a dos amigos.

-Suar: Es un animal solitario. Entonces es difícil a veces volverlo a agarrar, y yo lo entiendo porque también soy un poco solitario.

-Peretti: Soy medio fóbico, es eso.

-¿Seguís en pareja con Andrea?

-Peretti: ¡Sí!

-Y además tenés a Mora…

-Peretti: Sí, mi hija Mora, que tiene 20 años y es actriz también. Debutó conmigo en Mamá se fue de viaje (la película que protagonizó con Carla Peterson en 2017), se presentó en el casting e hizo de la novia de mi hijo. Y ahora va a hacer la miniserie Medusa, dirigida por Jazmín Stuart y protagonizada por Soledad Villamil.

-Suar: ¡Estás orgulloso!

-Peretti: ¡Y sí! Porque consiguió el papel por casting y veo que tiene pasta y cabeza de actriz. Me gusta, la veo como cuando yo debuté, tenía 10 años más que ella porque empecé tarde, pero veo la misma transformación en su cabeza y eso me encanta.

-¿Y vos, Adrián?

-Suar: ¿Cómo estoy yo? Solo. No estoy en pareja.

-¿Estás buscando un amor o no creés en esa búsqueda?

-Suar: No, no creo en la búsqueda. A mí los amores me han aparecido porque aparecieron y nunca me pasó distinto. Por eso puede ser que me aparezca o que no me aparezca nunca más.

-Hace bastante que estás oficialmente solo…

-Suar: Y… hace cinco años…

-¡Llevás la cuenta! Como en “Inmaduros”, cuando Alfi- vos-, le pregunta a Fideo -Peretti- cuánto hace que no tiene sexo con su mujer…

-Peretti: ¡Claro!

-Suar: Uno sabe cuánto hace que está solo. Pero yo estoy muy bien y estoy muy bien con mis hijos.

-Toto (Tomás Kirzner) fue muy elogiado por su papel en “Argentina, tierra de amor y venganza”, como el policía Julián Salinas. ¿Te sorprendió su actuación?

-Suar: No. Yo ya sabía, ya lo había visto actuar, había hecho algunas cosas en teatro y tiene una capacidad actoral enorme.

-Él suele tener un perfil bajo, ¿cómo tomaste que hiciera pública la situación de abuso que vivió de niño?

-Suar: Yo no sabía que lo iba a hacer público. Se ve que tuvo la necesidad de contarlo en el programa de Andy (Kusnetzoff ) y en ese momento.

Lo vi muy bien, con mucha seguridad. Y no sé si la palabra es valiente, porque todo el mundo dice: “¡Qué valiente!”. Y es así, lo vivió así, fue una situación difícil para él y para nosotros también, tanto para la mamá (Araceli González) como para mí, pero es un tema de la familia y un tema fundamentalmente de él, que pudo canalizar.

Después lo hablamos, y la verdad es que yo estoy orgulloso que pudo transitar ese tema con todo lo que significa la exposición en los medios públicos. Y yo eso lo respeto mucho. Respeto mucho las decisiones de mi hijo, y las de mi hija también por supuesto.

-Margarita, que en junio cumple diez años, ya se perfila como artista.

-Suar: Me parece que sí.

-Peretti: Es muy lindo el vídeo que hicieron (se refiere a un posteo de Instagram).

-Suar: ¡Es divina! Me encanta bailar con ella, pero me retó después, me dijo que la expuse porque ella está para más y me marcó una coreo que hizo para mí, de nivel más bajo que el suyo, jajajá. Seguro va a seguir algo, a cantar o a bailar, tiene mucho de los genes de Gri (Griselda Siciliani, la mamá), para mí ¡es una Gri en miniatura!

-Peretti: Yo los conozco y son divinos los dos. Margarita nos ha visto pasando la letra de toda la obra. Y me hace acordar mucho a Mora que venía a los ensayos también, era chiquita y una vez le dijo a Alcón: “Cuándo llorás, reís, y cuando reís, llorás”. Y a Alcón se le llenaron los ojos de lágrimas, no me olvido más, fue mientras hacíamos una obra que vos producías, Muerte de un viajante.

-Suar: ¿Le dijo así? ¿Cuando llorás, reís?

-Peretti: Sí. Viste que Alfredo tenía esa cosa de… (gesticula con toda la cara, como en un bostezo, cierra los ojos y hace un rictus con la boca). Y se le llenaban los ojos de lágrimas y vos decías: ¿está emocionado de alegría o está a punto de estallar de tristeza?

-Suar: ¡¿Y qué hizo Alfredo?!

-Peretti: Se enterneció mucho. Siempre durante la obra me recordaba ese momento. Y qué lindo que lo tengamos a Alcón en esta charla, porque fue una experiencia encantadora, era un actor impresionante y una persona muy querida por nosotros dos.

-Suar: Sí, muy querido por todos, talentoso y ¡muy respetado!

-Compartieron elenco con Alcón en la película “Cohen vs Rosi”.

Suar: Sí. ¡Fue hace más de veinte años!

-¿Por qué tardaron tanto en volver a actuar juntos?

-Suar: Por las circunstancias de la profesión…

-Peretti: Pero a fines de 2018, me dijiste: “En el 2020, ¿te parece hacer una obra?”. Y en enero de 2019 fui a tu casa de Uruguay para hablar y así arrancamos.

-Además de puntuales y solitarios, ¿qué otras cosas tienen en común?

-Peretti: ¡Qué somos chuecos! Pero yo soy mucho más chueco que él…

-Suar: ¡Eso sí! Además… Somos simpáticos bailando…

-¿Son inmaduros?

-Suar: En algunos aspectos tengo zonas más flacas, procesos que falta madurar… Pero en otros aspectos estoy muy sólido, como una fruta que maduró…

-Peretti: ¿Con respecto a quién? Esa es la historia. Me veo todavía un adolescente en muchísimas cosas, pero no sé si eso hay que conservarlo o hay que eliminarlo, por ahora me sale conservarlo. Por ahí me decís: “Aquel es un maduro”. Y no, yo no quiero ser como ése, prefiero seguir siendo inmaduro.

-Suar: ¿Ves por qué te quiero? (Risas).

POS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA