Elecciones en Brasil: por qué 58 encuestas erraron sus pronósticos como en Argentina y sólo una acertó

Además del resultado sorpresivo, ajustado y que desembocará en un balotaje el 30 de octubre, la elección presidencial en Brasil dejó otro título potente: el rotundo pifie de las encuestadoras. Para el lector argentino, cero novedad: ocurrió en el país vecino algo similar a lo que pasó en nuestro país en el 2019. Con algunos…

elecciones-en-brasil:-por-que-58-encuestas-erraron-sus-pronosticos-como-en-argentina-y-solo-una-acerto

Además del resultado sorpresivo, ajustado y que desembocará en un balotaje el 30 de octubre, la elección presidencial en Brasil dejó otro título potente: el rotundo pifie de las encuestadoras. Para el lector argentino, cero novedad: ocurrió en el país vecino algo similar a lo que pasó en nuestro país en el 2019.

Con algunos matices y excepciones, el denominador común fue haber sobreestimado un poco la performance que tendría Lula y subestimar mucho la de Bolsonaro. Tanto, que la sensación que había era que el ex presidente se encaminaba a un probable triunfo en primera vuelta.

Parte del informe que recopiló los pronósticos de las encuestadoras en Brasil y al que accedió Clarín.

Para eso, el candidato del PT necesitaba el 50% de los votos. Quedó en 48,37%. No tan lejos, pero insuficiente. Quizá lo más llamativo fue el porcentaje del actual mandatario: sumó 43,35% y terminó a sólo 5,12 puntos de su rival.

Acaso previendo el desaguisado o como un modo de autoprotección, un consultor argentino fue recopilando los pronósticos que salían en los medios brasileños. Clarín accedió a ese documento. Es un PDF de dos páginas, con 59 mediciones, entre mayo y fines de septiembre. El grueso, de los últimos dos meses.

El trabajo enumera las proyecciones de 17 consultoras/firmas distintas. Y sólo una acertó:

Una encuesta atribuida a “Massive caller”, de fines de septiembre, con apenas 1.000 casos telefónicos, que pronosticaba 49,10% para Lula y 46,20% para Bolsonaro. Lo curioso es que la misma firma, en un relevamiento previo en septiembre, tenía al presidente actual arriba en por 5,5 puntos: 43% a 37,5%.

Muchas encuestas también sobreestimaron el apoyo a Lula. Creen que pueden haber entrevistado excesivamente a sectores bajos que apoyan al ex mandatario. Foto AFP

En el opuesto, en el balance general lo peor fue lo de “Brasmarket”. Entre agosto y septiembre -según el documento al que accedió Clarín, y que permite linkear hacia los sondeos de la consultora-, publicó tres estudios que daban ganador a Bolsonaro. El último, por casi 17 puntos: 43,3% a 27,6%. Más que error, suena a operación.

Las otras consultoras/firmas que dieron arriba al actual presidente fueron “6 signa”, “Futura/Modalmais”. Junto con “Brasmarket” deben quedar en el fondo de la tabla. Para una encuesta, el peor error es equivocar al ganador. “6 signa” tenía a Bolsonaro arriba 37,5% a 28,2%; y “Futura…”, 49,5% a 46,3%.

Párrafo aparte para el “Instituto GERP”, que a principios de agosto (única encuesta que aparece en el informe) vaticinaba un empate en 38%.

La que daba más arriba a Lula y la que acertó en Argentina

En cuanto a la sobreestimación del triunfo de Lula, las más expuestas son “Instituto Data Folha” e “IPEC”. La primera arrancó con un pronóstico en mayo que le daba 22 puntos de ventaja al ex presidente: 48% a 26%. Y terminó publicando su última encuesta con una diferencia algo reducida, pero con números de triunfo en primera vuelta: 50% a 36%.

En el caso de “IPEC”, hizo seis mediciones entre mediados de agosto y fines de septiembre. La inicial, lo ponía a Lula arriba por 12 puntos: 44% a 32%. La última, como en el caso del “Instituto Data Folha”, vaticinaba victoria sin balotaje: 51% a 37%

En el medio, quedó el resto de las consultoras, que daban ganador al líder del PT entre 10 y 15 puntos promedio. Es decir, ocurrió algo parecido a lo que pasó en la Argentina. Acertaron el ganador (en nuestro caso, los Fernández), pero erraron la diferencia.

En Brasil y en Argentina

Una curiosidad es que una de estas firmas “del medio” es la misma que hizo el mejor pronóstico de la primera vuelta de 2019 en Argentina. Se trata de la consultora Atlas Intel, que en octubre de 2019 vaticinó un triunfo del Frente de Todos por unos 10 puntos y terminó en 8.

Esa misma firma difundió en estas horas un cuadro que la ubica como la que menores diferencias tuvo en los porcentajes, aunque su número final daba victoria de Lula en primera vuelta: 50,3% a 41,1%. 

El informe que presentó la consultora Atlas y que la ubica como la que menos erró los porcentajes. Aunque fue una de las que pronosticaba triunfo en primera vuelta de Lula.

Clarín habló con uno de sus analistas, que intentó buscar explicación al pifie de las encuestadoras brasileñas. Con un español casi perfecto, dijo: 

“En nuestro análisis final, quedamos con el mejor resultado a nivel nacional y de los 9 estamos que medimos, acertamos en 6. De todos modos, me parece que las encuestas en general tuvieron un desempeño bastante malo, con una gran subestimación de Bolsonaro y una inflación de Lula“.

“Entiendo que hay tres motivos principales. Primero, una muy mala calibración de los encuestados por ingresos. La parte de la población que gana hasta 2.400 reales (unos dos salarios mínimos), estaba inflada en las encuestas de Data Folha, y otros institutos. Tenían un 57% de su muestra en este sector, y la estadística oficial dice que este sector no implica más de 35%. Y este es el grupo más lulista de todos”.

“El segundo motivo, creo, es el voto avergonzado. Sobre todo en las mediciones presenciales o telefónicas. En nuestro caso, al ser online/web, no hubo tanto. Por ejemplo, en una consultora, detectaron que hombres encuestados por hombres tenían una intención de voto 10 puntos arriba para Bolsonaro que hombres entrevistados por mujeres”.

“Y el tercer punto, creo, fue una ola de voto estratégico. El día de la votación, muchos electores de candidatos de una tercera vía, como Simone Tebet y Ciro Gomes, querían ayudar o a Lula o a Bolsonaro. Y Bolsonaro sobre todo juntó votos acá, porque muchas encuestas decían que Lula podía ganar en primera vuelta y había un componente muy fuerte para que estos votantes se fueran con Bolsonaro”.