Luz verde para el quinto intento de lanzamiento de la misión Artemis 1

Marcan el regreso del hombre a la Luna. La cápsula Orión será impulsada por el cohete SLS. Tras algunos contratiempos de índole mecánica y meteorológica -que obligaron a postergar el lanzamiento en cuatro ocasiones- la misión Artemis I de la NASA tiene fecha programada para este miércoles, a las 3 de la madrugada, hora Argentina. La luz verde se…

luz-verde-para-el-quinto-intento-de-lanzamiento-de-la-mision-artemis-1

Marcan el regreso del hombre a la Luna. La cápsula Orión será impulsada por el cohete SLS.

Tras algunos contratiempos de índole mecánica y meteorológica -que obligaron a postergar el lanzamiento en cuatro ocasiones- la misión Artemis I de la NASA tiene fecha programada para este miércoles, a las 3 de la madrugada, hora Argentina.

La luz verde se confirmó una vez que las inspecciones del día no revelaran daños estructurales, tras el paso del huracán Nicole por Florida. El despegue está previsto para este miércoles a la 1:40 (00:40 GMT) con una ventana de lanzamiento de dos horas.

Siete horas antes de la hora estipulada, se procederá a llenar el tanque de combustible del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), el monumental cohete encargado de poner la misión en curso.

Diez horas antes del horario fijado, los canales de la NASA comenzaron a emitir contenido relacionado con la operación, incluyendo cualquier novedad sobre el estado y evolución de la misión.

Grandes expectativas por Artemis

Todo listo para el despegue de Artemis, Foto Nasa.

La Artemis partirá desde el Complejo de Lanzamiento 39B de Centro Espacial Kennedy de Florida, Estados Unidos, con una inclinación de 28,5 grados hacia el Ecuador.

A las expectativas por el inminente retorno del hombre a la Luna, se suman también el auspicioso debut de la nave Orion “montada sobre el cohete SLS, considerado el más poderoso del mundo”, subraya la NASA.

Además, llegará más lejos de lo que “jamás haya volado ninguna nave espacial construida por humanos”, viajando a 450.000 kilómetros de la Tierra y a 64.000 kilómetros más allá del lado oculto de la Luna.

En un momento en que la continuidad de la Estación Espacial Internacional (EEI) está en entredicho, la agencia espacial busca ampliar los horizontes de sus misiones para hacer base en nuestro satélite natural.

Las tres partes de Artemis

Considerada como una prueba de vuelo sin tripulación, Artemis I será la primera de una serie de misiones “cada vez más complejas” para desarrollar una presencia humana a largo plazo en la Luna durante las próximas décadas.

Los objetivos trazados por la NASA para esta primera etapa pretenden “demostrar la capacidad de los sistemas de Orion en un entorno de vuelo espacial y garantizar un reingreso, descenso, amerizaje y recuperación seguros”.

Por este motivo, en esta primera salida no viajarán astronautas sino dos maniquíes equipados con 5.600 sensores, que medirán la cantidad de radiación a la que los astronautas podrían estar expuestos.

El primer tramo de la misión abarca tres semanas y su reingreso está previsto para el 11 de diciembre. Su objetivo es usar la fuerza gravitacional del satélite para impulsarse y entrar en órbita retrógrada distante alrededor de la Luna, recorriendo aproximadamente 2,1 millones de kilómetros.

Orión llegará con una velocidad de unos 40 mil kilómetros por hora. La atmósfera de la Tierra irá amortiguando esta aceleración hasta los 480 kilómetros, produciendo temperaturas de unos 2.800 grados.

Si el cohete y la cápsula superan la prueba, la misión Artemis 2 viajará con astronautas a la órbita lunar en 2024. Los dos primeros astronautas en pisar la superficie lunar, entre ellos una mujer, serán parte de la misión Artemis 3, cuya fecha inicial está marcada en el almanaque para 2025.

Cómo será el lanzamiento

Todo listo para que despegue el Sistema de Lanzamiento Espacial.

Tras completar el lanzamiento, los propulsores se desprenderán y la etapa central del sistema de lanzamiento se separará de la nave espacial, dejando a Orión conectado a una etapa de propulsión criogénica provisional (ICPS) que la impulsará hacia la Luna.

Se trata de una maniobra conocida como “inyección traslunar” con la que se apunta con precisión a un punto alrededor del satélite para guiar a Orión lo suficientemente cerca como para ser capturado por la gravedad lunar.

Transcurridas dos horas de la partida, Orión se separará de esta etapa para continuar su camino hasta la Luna propulsado por un módulo de la Agencia Espacial Europea (ESA) que corregirá el rumbo de ser necesario durante el camino.

Los múltiples retrasos

El lanzamiento inicial de Artemis 1 estaba previsto para finales de agosto, pero los problemas de abastecimiento de combustible provocaron el primer retraso.

La llegada del huracán Ian, produjo más demoras mientras la NASA sacaba la pila del SLS Artemis 1 de la plataforma de lanzamiento 39B del Centro Espacial Kennedy (KSC) para ponerla a resguardo en el enorme Edificio de Ensamblaje de Vehículos (VAB).

Después de ser rodado de nuevo a la plataforma el 4 de noviembre, el SLS tuvo que capear el huracán Nicole, que sometió al vehículo a fuertes vientos mientras se debilitaba hasta convertirse en tormenta tropical poco después de tocar tierra.

La razón por la que hubo tramos tan largos entre los intentos de lanzamiento se debe a la rotación de la Tierra y a la posición de la Luna.

El despegue de un cohete en determinadas circunstancias requiere mucho menos combustible que en otros. Si un lanzamiento pierde su ventana, normalmente no se puede volver a lanzar al día siguiente.