jueves, 22 febrero, 2024
InicioSociedadAsociaciones europeas de consumidores denuncian en Bruselas a 17 aerolíneas por ‘greenwashing’

Asociaciones europeas de consumidores denuncian en Bruselas a 17 aerolíneas por ‘greenwashing’

La organización europea de consumidores BEUC y 22 de sus asociaciones miembro de 18 países, tres en España, han presentado una denuncia ante la Comisión Europea y la red de autoridades de protección de los consumidores (CPC) contra 17 aerolíneas por afirmaciones engañosas sobre el clima o ‘greenwashing’.

El comunicado conjunto, compartido por la Federación de Consumidores y Usuarios CECU, destaca que las compañías aéreas realizan alegaciones de marketing relacionadas con el clima en las que piden a los consumidores que compensen o neutralicen las emisiones de CO2 de sus vuelos.

«Creemos que estas prácticas inducen a error y son engañosas para los consumidores según las normas de la UE sobre prácticas comerciales desleales (Directiva 2005/29/CE), y equivalen a un lavado verde», ha explicado BEUC.

En concreto, las 17 aerolíneas denunciadas son Air Baltic, Air Dolomiti, Air France, Austrian, Brussels Airlines, Eurowings, Finnair, KLM, Lufthansa, Norwegian, Ryanair, SAS, SWISS, TAP, Volotea, Vueling y Wizz Air.

En España, las tres asociaciones de consumidores Asufin, CECU y OCU han participado en esta acción conjunta junto con otros miembros europeos de BEUC.

Piden que las aerolúneas «dejen de engañar

Además, las asociaciones de forma conjunta instan a las autoridades a que envíen una señal «clara y contundente» a las aerolíneas y a todo el sector de la aviación para «dejar de engañar a los consumidores con reclamos comerciales relacionados con el clima».

«Las aerolíneas deben ser transparentes en cuanto a que volar no es sostenible y que no lo será en un futuro próximo», añade el comunicado.

En los casos en los que las aerolíneas hayan propuesto a los consumidores pagar tasas verdes adicionales basándose en tales afirmaciones engañosas, las autoridades de la CPC deberían pedir a las aerolíneas que reembolsen el importe a sus clientes, ha exigido BEUC.

Prácticas desleales de las aerolíneas

En cuanto a los ejemplos de «declaraciones engañosas», las asociaciones de organizaciones han citado las afirmaciones que sostienen que «el pago de créditos adicionales puede compensar o neutralizar las emisiones de CO2 de un vuelo», ya que, a su juicio, son «objetivamente engañosas», porque «los beneficios climáticos de las actividades de compensación son muy inciertos».

Además, BEUC ha denunciado que las compañías aéreas engañan a los consumidores al «cobrarles más» para contribuir al desarrollo de combustibles de aviación sostenibles (SAF).

«Estos combustibles no están listos para el mercado y la legislación de la UE recientemente adoptada establece objetivos muy bajos en cuanto a la proporción que deben representar en la mezcla de combustibles de las aeronaves», ha explicado.

Por otro lado, las organizaciones de consumidores han criticado que «dar a entender que el transporte aéreo puede ser sostenible», responsable y ecológico es engañoso», afirmando que «ninguna de las estrategias desplegadas por el sector de la aviación puede actualmente evitar las emisiones de gases de efecto invernadero».

OCU denuncia a Consumo por «publicidad engañosa»

Además, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha presentado una denuncia ante el Ministerio de Consumo por la publicidad engañosa sobre la sostenibilidad de los viajes aéreos.

Para OCU, es «incorrecto» afirmar que las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la aviación se están compensando o neutralizando, «sin aportar información fiable que lo demuestre».

Por esta razón, ha solicitado a la Subdirección General de Inspección y Procedimiento sancionador que valore la legalidad de esta publicidad e imponga en su caso la correspondiente sanción, según un comunicado.

Asimismo, en declaraciones a Europa Press, desde CECU han criticado que vienen denunciando ya a nivel nacional el impedimento que supone para las personas consumidores el lavado verde y la urgencia de tomar medidas por parte de las autoridades.

«La investigación que publicamos hoy con el resto de organizaciones europeas es un caso grave de lavado verde, ya que estamos hablando de un sector que está muy lejos de la sostenibilidad», ha lamentado.

En este sentido, ha recordado la «urgencia» de implementar una regulación de la publicidad verde y un Observatorio que controle estos reclamos, como ya pidió hace unos meses a Consumo conjuntamente desde CECU y más 20 organizaciones.

Por su parte, la directora de Asufin, Patricia Suárez, ha criticado que el ‘greenwashing’ es un concepto que «implica desinformación y confusión para el consumidor y, por ende, falta de transparencia». «Es lo contrario a una práctica comercial responsable y que no atenta contra los derechos de los consumidores», ha añadido.

Más Noticias