domingo, 25 febrero, 2024
InicioEspectáculosMirtha Legrand en los Martín Fierro: ¿por qué no se la vio...

Mirtha Legrand en los Martín Fierro: ¿por qué no se la vio subir al escenario?

Tiene 96 años, más de 80 de trayectoria, una lucidez envidiable, batió varios récords, lleva ganados 26 Martín Fierro y en la gala de este domingo, cuando subió a recibir su estatuilla como mejor conductora, Mirtha Legrand hizo público su deseo de volver a estar en pantalla. Única. Y glamorosa, firme detrás del micrófono. Y, sin embargo, algunos se preguntan por qué no se la vio subir ni bajar del escenario.

Si bien la Chiqui siempre fue defensora de abrir la vida personal de los personajes públicos, contando cómo son (y cómo es ella) cuando la cámara se apaga, desde hace unos años decidió que no la «ponchen» (que la cámara la muestre) cuando se está ubicando a la cabecera de sus almuerzos televisados o se traslada por el estudio.

Un pedido más que lógico -lo otro sólo alimentaría el morbo sobre el deterioro que producen los años- para una diva que debutó artísticamente a los 14 años y, ya cerca del siglo de historia, no tiene la movilidad que tuvo. Entiende que no hay necesidad de mostrar cierta lentitud al caminar o los cuidados en el acompañamiento de sus asistentes para evitar riesgos.

Mirtha camino al Hilton, ayudada por un asistente. Foto Marcelo Carroll

Mirtha camino al Hilton, ayudada por un asistente. Foto Marcelo Carroll

Lo cierto es que más allá de cuántas personas la ayudaron a subir y bajar del escenario, ahí estuvo Mirtha Legrand, otra vez, como figura clave de los Martín Fierro, en una de las mesas principales, acompañada por su hija (Marcela Tinayre), sus nietos Juana y Nacho Viale y su bisnieta, Ámbar.

Siempre que pudo, tanto en la Alfombra roja como en la ceremonia, hizo gala de «las cuatro generaciones en esta fiesta». La mayoría de 600 invitados a la fiesta de APTRA se acercó a su mesa para saludarla, sitio del que sólo se levantó tres veces: dos para subir al escenario y una para irse, del brazo su nieto y de su hija. No olvidemos que hace menos de dos meses le colocaron un marcapasos.

La Chiqui, a lo grande

«Nunca imaginé subir tan seguido. Quiero saludar a mis competidoras también, porque son, cada una en lo suyo, maravillosas», dijo Mirtha cuando se impuso en la terna de conducción a Verónica Lozano, Carolina «Pampita» Ardohain y Georgina Barbarossa.

Luego, enfundada en un vestido bordado azul francia, con un detalle de plumas en el escote, dijo, fiel a su estilo autorreferencial: «Quiero que sepan, no es vanidad y no lo tomen a mal, pero les voy a decir cuántos Martín Fierro tengo… Éste es el 26 y tengo el de Oro, el de Brillante y el de no sé cuánto«.

Mirtha se hubiera quedado más tiempo frente al micrófono, pero la producción ya hacía señas de ir cortando.

Mirtha se hubiera quedado más tiempo frente al micrófono, pero la producción ya hacía señas de ir cortando.

Cada una de sus frases u ocurrencias era festejada por los invitados que a esa hora, pasada la medianoche del domingo, quedaba en el salón.

A su lado estaba Juanita, como un sostén afectivo, más que físico. Mirtha no quiere usar bastón ni que la vean «frágil», por eso ni ella ni sus familiares les gusta que se enfoque en primer plano cierta limitación de movimientos acorde al paso del tiempo. 

«Tengo ganas de hacer televisión (…) Ahí está Nacho, pregúntenle a él… que va a América, que va a El Trece, que va a Telefe… no sé nada, me parece que no voy a ninguno. ¿Quieren que vaya o no?«, jugó con los invitados, como hacía Carlitos Balá con sus locos bajitos y el gusto de la sal. Acá la respuesta no fue «salada», sino un «sí» rotundo.

Lleva casi un año sin pantalla y no dudó en aprovechar los 25 puntos de rating que en ese momento hacía Telefe para reclamar por un espacio.

La primera trabajadora

«Ya es hora de que trabaje, me encanta mi trabajo, me hace mucho bien», explicó la mujer que hasta el año pasado salió desde la pantalla de El Trece: «Gracias a Adrián Suar y Pablito Codevilla. He sido muy feliz en Canal 13, pero ahora es un impasse. No sé dónde voy, no sé si vuelvo… ya se los diremos».

Susana & Mirtha, premio entre divas que ya se sienten

Susana & Mirtha, premio entre divas que ya se sienten «familia».

Antes de subir a recibir su estatuilla, ya había estado en el escenario para entregarle un premio especial a Susana: «Vive para su trabajo. Nunca la escuché hablar mal de nadie. Es muy dificil ser una diva, ser una star. La diva a la que premio con todo cariño, con todo mi amor, es la señora Susana Giménez«, dijo la chiqui, aferrada a la mano de Su. Todos la cuidan.

«Para mí es un honor que me hayas entregado este premio y que hayas dicho cosas tan lindas, tan cariñosas», devolvió Susana, quien hace uno años le dio la misma estatuilla de homenaje a Mirtha: «Somos familia, somos parte de la familia de la televisión».

Hija, ¿a qué hora nos vamos?

En Alfombra roja, las cuatro generaciones: Ámbar, Mirtha, Marcela y Juana.

En Alfombra roja, las cuatro generaciones: Ámbar, Mirtha, Marcela y Juana.

Cuando ya miraba de reojo el reloj, entrada la madrugada del lunes, después de un largo día de producción de vestuario y maquillaje para estar espléndida, Mirtha volvió a subir por su estatuilla. «Gracias al público por este premio. Quiero agradecer a mi producción que es fantástica. Bueno, me voy a sentar y no subo nunca más«.

Es cierto, no se la vio subir. Se la vio arriba, un sitio al que pocos tienen acceso. Y, menos, a los 96 años. El resto es anécdota y una dosis innecesarias de morbo.

Más Noticias