lunes, 24 junio, 2024
InicioEconomíaMcDonald’s y Mostaza le ponen sal y pimienta a la guerra del...

McDonald’s y Mostaza le ponen sal y pimienta a la guerra del fast food

La industria del fast food no para de crecer a pesar de la crisis y la inflación. Casi todas las cadenas tienen prevista nuevas aperturas, pero la pelea por el trono está muy picante. La norteamericana McDonald’s, bajo el tutelaje de Arcos Dorado, es la líder a nivel local con 223 sucursales. Por detrás aparece la nacional Mostaza, que hoy contabiliza 170 locales y que prevé sumar este año 10 ubicaciones nuevas.

El consumo de hamburguesas continúa en auge y calienta la guerra por la supremacía de un negocio que se bifurca en dos: «Las populares fast food y las conocidas como gourmet o artesanales, también llamadas fast good«, explica el consultor en franquicias Carlos Canudas. En el primer lote destacan McDonald’s, Mostaza, Burger King, Wendy’s y Subway. En el segundo figuran las nacionales Dean & Denny’s, Deniro, DelToro, Mi Barrio y Burger 54.

McDonald’s no quiere resignar un liderazgo que lleva décadas. Fuentes de la compañía recuerdan que el año pasado inauguraron 2 sucursales (Tigre y Mendoza) y en 2023 sumaron un nuevo local en la provincia de Santa Fe y tienen previsto abrir otro en Rosario, a fines de agosto. Sólo el 15% de las tiendas de la marca (36) está en manos de franquiciados. El resto son propios.

En comparación, el crecimiento de la argentina Mostaza es más rápido. «Venimos con un plan de 25 aperturas por año. Aspiramos a ser la cadena número 1 del país, no sabemos si el año que viene o el próximo, pero tenemos esa certeza», dice Pablo De Marco, director de Expansión de la cadena. El 60% del total, añade el ejecutivo, son administrados por inversores franquiciantes.

Nacida en 1998, Mostaza pertenece a un grupo de empresarios gastronómicos nacionales, logró desplazar primero nada menos que a Burger King, que es operada por el grupo mexicano Alsea (es dueña de las licencias de Starbucks, P.F. Chang’s, Domino’s Pizza, entre otras marcas gastronómicas). Hoy, la cadena norteamericana contabiliza 115 puntos de venta. Este año abrió una en Pilar y prevén sumar otras dos tiendas. A diferencia de sus competidores, esta marca no opera con franquicias.

La irrupción de las hamburguesas artesanales alteró todo el mercado. Las cadenas tradicionales, desafiadas, modificaron sus menú para responder a las nuevas demanda del público joven, que busca resolver rápido el almuerzo o la cena, y de manera económica. «Se trata de un consumo más espontaneo y que cuesta poca plata«, explica Francisco Ribatto, cofundador y director comercial de Dean & Denny’s. En el sector señalan que el ticket promedio oscila entre los $ 2.000 y $ 4.500, según el lugar y el tipo de acompañamiento.

Las nuevas aperturas de McDonald’s compensan en parte los cierres, porque en la prepandemia, la cadena tenía 225 sucursales. Hoy tiene 2 menos. «El mercado de las hamburguesas creció, se desarrolló y eso habla de lo sano que está el negocio. Y aunque hay muchos jugadores, somos la marca líder desde hace 37 años y nuestros competidores tratan de seguirnos», aseguran.

La hamburguesa, el platillo de moda entre el público joven.

La hamburguesa, el platillo de moda entre el público joven.

Mostaza es una de las herederas de Pumper Nic, un novedoso emprendimiento argentino, que bajó sus persianas a fines de los 90. Fue la cadena de comidas rápidas pioneras en el país. Nació en 1974, causó furor en los 80 y se anticipó incluso a la llegada de los dos gigantes del fast food mundial: McDonald’s y Burger King. No es la única, porque también surgieron muchas otras, pero enfocadas en la comida gourmet, como la pujante Dean & Denny’s.

Esta última compañía, dice Ribatto, tiene hoy una red de 28 locales, 11 propios, 17 franquiciados y una planta de elaboración propia ubicada en el barrio porteño de Villa Crespo. Los planes de expansión de la marca son más que ambiciosos. Tienen previsto sumar 14 locales nuevos, «muchos de ellos en shoppings», y cerraron un acuerdo con Puma Energy para instalar 50 «corners» (minilocales de atención rápida) dentro de sus estaciones de servicio. «El concepto original de Dean & Denny’s era la hamburguesa artesanal, pero con el tiempo lo entremezclamos con el fast food», remata el empresario.

La moda del fast good estalló hace algunos años, en paralelo con las cervecerías artesanales. «Durante años, la hamburguesa fue propiedad casi exclusiva del fast food. pocas variedades, por lo general dentro de un combo y un consumidor sin grandes exigencias. Hoy eso cambió, el público demanda y exige otra cosa. A tal punto que casi todos los restoranes la incluyeron a la hamburguesa dentro de su oferta«, subraya Canudas.

Basada en la entraña, Deniro es otra de las cadenas locales que viene creciendo fuerte. Hoy la marca contabiliza 33 locales y tiene previsto 5 nuevas aperturas próximamente, según indica el sitio oficial de la empresa. Hay varias otras, como DelToro, Mi Barrio, Burger 54, que ya tienen un largo recorrido en el mercado. Hay otras de más reciente aparición, como The Food Truck Store (TFTS), La Barra Bar, o Morfi Burger, que este jueves abre su primera franquicia en Rosario.

Más Noticias