lunes, 24 junio, 2024
InicioEconomíaPlantas de GNL: un proyecto de ley especial les permitirá dejar la...

Plantas de GNL: un proyecto de ley especial les permitirá dejar la mitad de los dólares afuera

El Gobierno está a punto de enviar un proyecto de ley para la promoción del gas natural licuado (GNL). Argentina hoy importa este tipo de energía, pero posee potencial exportador a partir de los recursos que están en Vaca Muerta. A través de una inversión de US$ 6.000 millones, las empresas podrían embolsar US$ 2.700 millones en exportaciones anuales por una década.

La malaya Petronas está asociada con YPF para un primer proyecto. Energía calcula que la construcción de una planta procesadora de GNL podría generar 80.000 puestos de trabajo. Y que las regalías que pagaría la operación serían de US$ 350.000 diarios.

También habría interés, dijo Royón, de otros grupos, como TGS.Excelerate Energy (la dueña de los barcos), Tecpetrol (de Techint) y el Grupo Mindlin, entre otros inversores de China y Rusia.

Qatar, Australia, Estados Unidos, Rusia y Malasia lideran el ranking de los exportadores de GNL, con un 75% de las exportaciones. Japón, China, Corea del Sur, Francia y España encabezan la lista de compradores.

Argentina importó más de US$ 100.000 millones en los últimos 15 años entre GNL y combustibles. El país quiere revertir esa tendencia. Un estudio oficial muestra que el costo argentino para despachar GNL es muy similar al que tendrían los productores de Estados Unidos. La intención es llegar a los países asiáticos, donde se concentran dos terceras partes de las importaciones de GNL.

Las empresas podrán presentar proyectos de exportación de GNL. A medida que Energía los apruebe, tendrán 30 años a partir de su primera exportación para disponer del 50% de las divisas obtenidas. Eso significa que podrán utilizar ese dinero en operaciones por fuera de la Argentina. Se les prometerá “estabilidad en la regulación cambiaria” para el pago de deudas financieras.

Las empresas interesadas en acceder al régimen promocional podrán solicitarlo en Energía, una vez que haya sido aprobada la ley. El plazo para acogerse a estos beneficios es de cinco años a partir de la publicación, y requiere un compromiso de inversión mínimo de US$ 1.000 millones para un plazo de seis años.

Beneficios impositivos​

Entre los beneficios tributarios, tendrán acreditación o devolución del IVA, una alícuota máxima del 30% en el impuesto a las Ganancias, más deducciones en intereses ligados al desarrollo de sus proyectos.

Los derechos de exportación serán “móviles”. Dependen de la cotización del millón de BTU, la unidad de medida del gas. Cuando ese número -que lo determinan la oferta y demanda internacional- esté en US$ 15 o menos, no habrá que pagar derechos de exportación. Si está por arriba de US$ 20, las retenciones serán del 8%. Si se ubica entre US$ 15 y US$ 20, la retención será un promedio de ambas.

El proyecto de ley creará una “autoridad de aplicación”, algo que disgusta a la mayoría de los privados. Esa autoridad podrá exigir a los productores locales que ofrezcan el 10% del GNL a ser producido a Enarsa y Cammesa entre junio y agosto. También podrían demandar el 10% del gas natural que se utiliza como insumo para ese GNL.

El país posee un problema de transporte de gas. Según distintos estudios, su superficie alberga recursos para abastecer el consumo de gas doméstico de 150 años. Argentina viene importando gas, porque no posee formas de llevarlos de los centros de producción (en la Patagonia) hacia las zonas de consumo (Buenos Aires y el exterior).

“Hoy estamos exportando un 8% de nuestros recursos. Se trata de un escenario que vuelve viable pensar más allá, no solo de nuestro mercado interno, sino del regional (Brasil, Chile, Uruguay)”, explicó la secretaría de Energía Flavia Royón en su paso por el Congreso.

“Este desafío del GNL nos va a generar industrialización, con varios proyectos en curso. El más grande es el de YPF-Petronas, que significa una inversión multimillonaria. Solo en su primera etapa ese proyecto arranca con US$ 10.000 millones de dólares de inversión y estima alcanzar los US$ 40.000 millones”.

Como los recuperos de estas inversiones demoran entre 30 y 35 años, se propuso un “encuadre impositivo internacional y condiciones de estabilidad fiscal, regulatoria y cambiaria”, según Royón. De esta forma se apunta a brindar la seguridad jurídica acorde con las inversiones requeridas por el sector, tanto de actores locales como extranjeros.

“Para la etapa inicial de ingreso en vigencia de la ley, y hasta su décimo año, al menos un 15% del emprendimiento debe contener con participación argentina”, comunicó Energía.

Objeciones

«El oficialismo pretende hacer pasar esta Comisión como una escribanía, cuando nunca la hicieron funcionar», objetó la diputada Jimena Latorre, secretaría de la Comisión de Energía de Diputados.

«Ustedes son muy selectivos, para transparentar el contenido de los convenios YPF es una S.A. y no tiene por que brindar tal información; pero para pedir beneficios hechos a medida es la empresa de bandera y todos los argentinos tienen que hacer esfuerzos contributivos a su favor», objetó la legisladora mendocina.

«YPF la semana pasada no supo contestar acerca de las reservas comprobadas y expresamente manifestó que el precio de producción era confidencial y entonces me pregunto: ¿Confidencial? ¿Como los convenios con Petronas? ¿Por qué hay que garantizarle beneficios a una firma que no tiene ninguna otra actividad en el país a ciegas, con un cheque en blanco?», sostuvo Latorre

NE

Más Noticias