lunes, 15 julio, 2024
InicioSociedadEl PSOE focaliza la campaña ya sólo en Feijóo para deteriorar su...

El PSOE focaliza la campaña ya sólo en Feijóo para deteriorar su figura en el esprint final

Feijóo, Feijóo y Feijóo. El PSOE se concentra esta semana en desgastar al candidato popular para tratar de que PP y Vox no alcancen la mayoría absoluta. En la recta final de la campaña de las elecciones generales del 23J, los mensajes se focalizarán en él. No sólo por el regalo de su resbalón este lunes en RTVE, al insistir, como ya hizo en el cara a cara, en que el PP ha revalorizado siempre las pensiones según el IPC, sino porque estos días son cruciales para asentar el voto de todos los partidos.

Cada vez más españoles deciden la papeleta al final, muchas veces, aseguran fuentes del bloque progresista, por «impulsos». Los socialistas tienen que intentar que su votante no se fugue al PP -ese trasvase está abierto desde que Alberto Núñez Feijóo llegó a la cúpula de Génova- y, a la vez, desmovilizar al electorado más de centro de los populares. Pedro Sánchez ha reclamado ya públicamente que voten al PSOE quienes estén «avergonzados» con los pactos con Vox. Esto igual no lo consigue porque entre la opinión pública pulula una sensación de rechazo a la figura del presidente del Gobierno, pero los socialistas sí pueden al menos desmotivar a esa franja con la erosión del líder del PP.

Hace un año, cuando en Ferraz y en Moncloa se empezó a detectar la pujanza electoral del dirigente gallego, ya se puso en marcha una operación para desmontar su supuesta experiencia y talante moderado, que ahora se recupera. aprovechando los acuerdos del PP con la ultraderecha en comunidades y ayuntamientos y la dureza con la que Feijóo ha encarado esta campaña electoral. Fuentes de Ferraz confirman esta «ofensiva» por sus «mentiras» y su «espantada» en el debate a cuatro este miércoles en TVE, al que no acudirá. Sí lo hará Sánchez, la candidata de Sumar, Yolanda Díaz, y el de Vox, Santiago Abascal.

«Hay votantes del PP escandalizados por los pactos con Vox pero también que pensaba votar a Feijóo y está viendo que no dice la verdad ni al médico», sostienen en la dirección socialista. Aunque sobre esta supuesta indecisión del denominado voto central existe controversia. Algunos expertos aseguran que ya no se producen movimientos entre un bloque y otro, que la migración del PSOE al PP está consolidada. Pero otros lo niegan y consideran que Feijóo ha mostrado estas semanas una cara menos pudorosa con la utilización de datos erróneos -el tiro en el pie de las pensiones o otras incorrecciones- y en la normalización de su relación con Vox. Y eso puede propiciar que quienes estaban tentados de apoyarle, ahora se lo cuestionen.

A esto va a jugar el PSOE en el esprint final, junto a la lógica llamada a una gran movilización de la izquierda. Aunque muchas encuestas apuntan a que el 23J PP y Vox alcanzarán la mayoría absoluta, no hay unanimidad. La última publicada por este el grupo, Prensa Ibérica, al que pertenece El Periódico de España, refleja que aún no la tiene asegurada y que la distancia entre los socialistas y los populares, por supuesto en cabeza, es de tres puntos.

Pensiones y narco

Por eso este lunes, el PSOE contra Feijóo por tierra, mar y aire. El jefe del Ejecutivo, en unas declaraciones a su llegada a Bruselas para participar en la cumbre UE-CELAC, abundó en las contradicciones del candidato popular y aseguró que los 10 millones de pensionistas que hay en España «se merecen saber la verdad»: «Han votado estos años sistemáticamente en contra de la revalorización de las pensiones conforme al IPC y cuando el Gobierno llegó a un acuerdo con la Comisión Europea para blindarlo por ley, Feijóo vino a boicotearlo».

De manera coral, dejando clara la planificación, junto a Sánchez el resto del partido apuntó en la misma dirección. El expresidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo en San Sebastián que el candidato popular representa a «la derecha más derecha desde la democracia». La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, le acusó de «mentir sin despeinarse» y señaló que España no se merece tener al frente a un líder «marrullero y mentiroso», a quien recriminó además una campaña electoral de intoxicación y de odio.

La andanada prosiguió con uno de los asuntos que durante algunos años más daño hizo al dirigente gallego: su foto de juventud con el narco, Marcial Dorado. Una instantánea cuya aparición, él siempre atribuyó a la exvicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y al control que tuvo del CNI. Y que habría salido a la luz para segar sus opciones como futuro relevo de Mariano Rajoy. Esto era un clamor en el PP y la causa real por la que Feijóo apoyó a Pablo Casado, en vez de respaldarla a ella, en el congreso de 2018.

— Pilar Alegría (@Pilar_Alegria) 17 de julio de 2023 La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, número dos de la lista por Madrid, apuntó si su ausencia en el debate de este miércoles es porque tiene que «esconder» un «narcotraficante en un yate», su «gestión al frente de la Xunta de Galicia o su falta «de ideas». Horas después, en el mitin del PSOE en Huesca, la portavoz del PSOE y ministra de Educación, Pilar Alegría, deslizó que «nos oculta su sobresueldo y hasta sus amistades marineras«.

De aquí a mañana la estrategia del PSOE contra Feijóo en aras de recuperar terreno y frenar su avance parece cristalina. A partir del jueves la campaña entrará en sus últimas 48 horas y para los socialistas ese tiempo será vital. Ya han asumido que no dan los números para reeditar el Gobierno de izquierdas pero confían en que el PP y Vox no sumen y sea inviable la investidura del candidato popular.

Más Noticias