sábado, 20 abril, 2024
InicioEconomíaTurismo, Educación y Salud le ponen más presión a la inflación de...

Turismo, Educación y Salud le ponen más presión a la inflación de julio

En la inflación de julio, que se prevé será algo más alta que la del mes pasado (6%), los rubros que más traccionan hacia arriba el indicador son el Turismo, producto de una suba estacional por las vacaciones de invierno; la Educación, por el aumento de las cuotas escolares y la Salud, donde inciden los aumentos en prepagas y medicamentos.

Según la estimación de la consultora Ecolatina, que prevé un incremento de la inflación general del 6,2% para este mes, el Esparcimiento aumentó 11,8%, motorizado por la estacionalidad de Turismo; la Educación, con subas del 10,7%, traccionado por aumentos en colegios (tanto en PBA como en CABA) y artículos de librería y libros; y la Salud aumentó 9,4% en el mes, como consecuencia de un aumento del 8,5% en las empresas de medicina privada y 10%, en los remedios.

Según esta medición, el indicador del Gran Buenos Aires mostró en la primera quincena de julio un crecimiento del 6,5% con relación al mismo lapso de junio. Es decir se sostuvo la desaceleración registrada desde la segunda quincena de mayo.

Esa moderación responde a un menor crecimiento de alimentos frescos, sumado a que en julio coinciden una menor cantidad de aumentos de la categoría Regulados que en los dos meses previos.

Para Ecolatina, el alza de las categorías en junio, estuvo liderada por los Estacionales, donde la aceleración en Turismo (+27,9%) producto de una suba estacional por el receso invernal fue moderada por la caída en Frutas y un menor crecimiento en Indumentaria exterior.

Los gastos vinculados al Esparcimiento durante las vacaciones de invierno tienen en cuenta no sólo los desplazamientos de la población hacia distintos puntos turísticos, sino también los mayores gastos que tienen aquellas familias que no se toman vacaciones y a cambio, realizan mas salidas en actividades de ocio y entretenimiento.

En estos casos, según un relevamiento de la consultora Focus Market, una familia tipo puede gastar entre $ 20.000 y $ 30.000 solo si opta por comprar entradas de cine o teatro y después salir a comer a algún restaurante.

En su análisis sobre la evolución de los precios minoristas durante este mes, Ecolatina, destaca que la inflación Núcleo, es decir aquella que no toma en cuenta los precios estacionales, trepó al 6,6%, desacelerándose 0,6 puntos en relación con el avance que había mostrado en la primera quincena de junio. En ese lapso se había desacelerado 2,1 puntos porcentuales.

El menor crecimiento se verificó en Regulados (+5,2%), donde aumentaron Prepagas (+8,5%), Educación formal (+9,8%), Cigarrillos (+12,9%), Telefonía (+6,1%) y Colectivos y trenes (+8,0%).

El capítulo de Alimentos y bebidas (+5,3%) desaceleró 1,6 puntos respecto de la primera quincena de junio, principalmente por un menor crecimiento en Carnes (+1,6%) y una caída en Frutas (-0,5%). Mientras que los productos de Consumo Masivo -empaquetados- treparon 6,5%, mostrando una desaceleración de 0,4 puntos respecto a la primera quincena de junio.

Con este panorama, la consultora estima que, para la segunda quincena, habrá una desaceleración marginal del índice, que lo dejaría para el promedio mensual en la zona del 6,2%.

​De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por el Banco Central, el IPC avanzará un 7,6% en julio.

​La mayoría de las consultoras que miden la evolución de los precios proyectan una suba de entre 6,5% y 7%, siempre y cuando el Gobierno logre mantener la brecha cambiaria y los dólares financieros. Y sobre todo, si finalmente se alcanza un acuerdo con el FMI.

Hacia adelante, según los economistas, el proceso inflacionario seguirá siendo inestable frente a la ausencia de anclas, la distorsión de precios relativos y la falta de confianza para coordinar expectativas en medio de la incertidumbre propia de la transición electoral.

Más Noticias