sábado, 13 abril, 2024
InicioDeportesYelena Isinbáyeva, en el ojo de la tormenta en Rusia: fue expulsada...

Yelena Isinbáyeva, en el ojo de la tormenta en Rusia: fue expulsada del Frente Popular y le retirarán su nombre a un estadio

La decisión habría sido adoptada por la supuesta negativa de la atleta a participar en las acciones de apoyo a la ofensiva militar de su país en Ucrania.

La coalición electoral Frente Popular de Rusia expulsó este jueves de su Comité Central a la doble campeona olímpica de salto con garrocha Yelena Isinbáyeva. Según aseguró una fuente citada por la agencia rusa TASS, la decisión habría sido adoptada por la supuesta negativa de la atleta a participar en las acciones de apoyo a la ofensiva militar de su país en Ucrania.

Esta decisión se suma a las críticas que Isinbáyeva, considerada la mejor garrochista de la historia y propietaria del récord mundial de la especialidad (5,06 metros) desde 2009, ha recibido en las últimas semanas por haber negado cualquier vinculación con el Ejército ruso, al que se la asoció por haber estado federada en el CSKA, el club militar por excelencia de Rusia.

La polémica alrededor de la Zarina comenzó cuando anunció la semana pasada que reanudaría en septiembre sus actividades como integrante de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional, a la que pertenece desde 2016. En un extenso mensaje en el que repasó su exitosa carrera, salió al cruce de los cuestionamientos que se le habían hecho por su supuesta adhesión al Gobierno central de su país y su supuesta pertenencia a las Fuerzas Armadas.

“No estoy ni nunca he estado en las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, nunca he sido diputada de la Duma o miembro de ningún partido”, resaltó la atleta, quien explicó que el rango de mayor que recibió en 2015 tenía “carácter nominativo” y le había sido adjudicado únicamente por sus méritos deportivos representando al CSKA.

Tras esa publicación, la campeona olímpica en Atenas 2004 y Beijing 2008 fue cuestionada incluso por funcionarios del Gobierno ruso. El ministro de Deportes, Oleg Matitsin, consideró “inaceptable” despreciar tanto un rango militar como “los eventos en marcha en su país natal”. Por su parte, las autoridades de la región de Daguestán adelantaron que retirarán el nombre de Yelena Isinbáyeva de un estadio de atletismo.

De todos modos, en estas horas también se oyeron voces oficiales de apoyo a la deportista. El portavoz presidencial, Dmitri Peskov, llamó a los rusos a no precipitarse en sus juicios y minimizó el hecho de que la triple campeona mundial resida en España. “Ella no condenó nada ni criticó a nadie. ¿Cuántas veces sonó nuestro himno y se izó nuestra bandera en su honor? Eso hay que recordarlo”, señaló.

Yelena Isinbáyeva fue campeona olímpica dos veces y campeona mundial tres veces. Foto: David J. Phillip / AP.

Yelena Isinbáyeva fue campeona olímpica dos veces y campeona mundial tres veces. Foto: David J. Phillip / AP.

También la defendió este jueves su amiga Marina Kuptsova, campeona de Europa y subcampeona mundial de salto de altura. “Solo a los 35 años comenzó su vida personal, tuvo hijos. ¿Y ahora no puede disfrutar de lo que ganó honestamente? Se pudo retirar tranquilamente a los 25 y darle la espalda al deporte, pero no se fue porque se sentía responsable ante el país”, dijo al diario Sport-Express.

Además, el jefe del Comité Olímpico Ruso (COR), Stanislav Pozdniakov, descartó su expulsión con el argumento de que eso no era posible cuando el atleta pertenecía al COI. De todos modos, contó: “Hace dos años que no la vemos. Lamentablemente, Yelena hace ya dos años que se distanció del COR”.

Yelena Isinbáyeva junto al presidente ruso Vladimir Putin durante una recepción en el Kremlin en 2016. Foto: Michael Klimentyev / EFE.

Yelena Isinbáyeva junto al presidente ruso Vladimir Putin durante una recepción en el Kremlin en 2016. Foto: Michael Klimentyev / EFE.

El COI aprobó en marzo la participación de los atletas rusos y bielorrusos en calidad de neutrales, pero rechazó la de equipos nacionales y deportistas que han manifestado su apoyo a la incursión militar en Ucrania o pertenecen a clubes vinculados con el Ejército y las fuerzas de seguridad, como el CSKA.

Por pertenecer a dicho club, el COI había suspendido provisionalmente la participación de Isinbáyeva en las actividades del organismo, aunque su Comité de Ética concluyó finalmente que podrá continuar su labor, ya que la rusa ni tenía un contrato con el Ejército ni manifestó su adhesión a la campaña militar en Ucrania.

“Soy una persona de paz. Siempre lo fui y siempre lo seré. Siempre he creído y creeré en lo mejor de cada persona”, aseguró Isinbáyeva, que recibió en su momento una medalla de manos del actual ministro de Defensa, Serguéi Shoigú.

Más Noticias