lunes, 27 mayo, 2024
InicioSociedad«Su mirada era hacia mí»: habló la fiscal Claudia Ríos y ratificó...

«Su mirada era hacia mí»: habló la fiscal Claudia Ríos y ratificó que fue víctima del ataque de un preso que entró armado a un juicio

La fiscal Claudia Ríos ya había notado un ambiente hostil durante la audiencia del juicio. Le llamaba la atención que los acusados pedían ir al baño a pesar de que era una audiencia corta. Y todo terminó de la peor manera: uno de ellos sacó un cuchillo para escapar del Polo Judicial de Mendoza. La duda que se instaló fue si finalmente Hugo Arredondo (37) la atacó a ella o si su actitud fue parte de un intento de fuga. Por eso, la representante del Ministerio Público dio una conferencia de prensa para hablar por primera vez del episodio. Ratificó que fue víctima del ataque y contó cómo el acusado sacó la chuza frente a ella. «En 33 años de servicio, jamás me ocurrió algo así», manifestó.

Todo ocurrió durante la mañana del miércoles 13 de septiembre en la sala 15 del Polo Judicial de Mendoza, donde comenzó el juicio contra tres presos que están acusados de intentar a asesinar a otro recluso del penal de Almafuerte a mediados de julio de 2019. Uno de ellos es Arredondo, ya condenado a prisión perpetua por otro homicidio.

El procurador de la Provincia, Alejandro Gullé, fue testigo del episodio. Según explicó en primera instancia, Arredondo sacó una chuza de entre sus piernas y quiso agredir a la fiscal de Homicidios, aunque ella logró evitarlo. Al principio, el caso había sido calificado como «homicidio simple en grado de tentativa».

Esa versión fue desestimada por la Justicia una vez que se conocieron las imágenes. Es que la secuencia quedó registrada por una cámara de seguridad ubicada dentro de la sala. Basándose en esa grabación, la Justicia resolvió imputar al preso por el delito de intento de fuga, y no por la tentativa de homicidio. La nueva imputación fue realizada por la fiscal mendocina Andrea Lazo, quien cambió la calificación en la que está imputado el recluso a «evasión en grado de tentativa».

Arredondo sigue acusado por un segundo hecho cometido ese mismo día, que son las «lesiones leves» provocadas a una pasante que presenciaba el debate. La intentó tomar como escudo y lastimó en el cuello en un pasillo contiguo a la sala de audiencias, secuencia que según las fuentes quedó también filmada, aunque esas imágenes no fueron difundidas.

El momento en que el preso se levanta y amenaza con la chuza.El momento en que el preso se levanta y amenaza con la chuza.Lo cierto es que la fiscal Claudia Ríos decidió brindar una conferencia de prensa en las últimas horas para aclarar su versión y ratificar que el ataque iba directo hacia ella. «No he hecho declaración pública con ningún medio, sólo ante la fiscal que estaba de turno en ese momento. El primer motivo fue porque el procurador me mencionó esta situación de preservarme porque soy víctima de un hecho y porque la causa estaba secreta», comenzó.

Contó que, en un principio, la audiencia iba a realizarse en otra sala, pero pidió cambiarla porque era pequeña y no se daban la condiciones para llevar el debate allí. Detalló que una vez en la Sala 15 percibió un «ambiente hostil» y le llamó la atención que «todos pedían ir al baño» a pesar de que era «una audiencia corta».

Sostuvo que cuando Jorge Darío Bracamonte -otro de los imputados- se levantó de la silla para que los penitenciarios lo llevaran al baño, observó que Arredondo comenzó a correr hacia ella.

«En ese momento percibo que llevaba algo gris en la mano. Su mirada era hacia mí, yo lo percibí estando sentada, como que iba hacia mi cuello o a mi cabeza, pero sí contra mi integridad física», explicó, y dijo que eso mismo también fue notado por otros testigos.

Continúo relatando que cuando Arredondo salió de la sala, ella agarró el gas pimienta y se dirigió hacia el exterior porque delante del acusado había una alumna que estaba haciendo pasantías.

Cuando salieron de la sala, contó, estaba Arredondo tirado en el suelo sosteniendo del cuello a la pasante. Y explicó que había dos penitenciarios tratando de aprehenderlo y dos funcionarios judiciales que intentaban tomar a la pasante de los pies, dando detalles de un momento que no se ve en las grabaciones difundidas por un medio local.

«En ese momento empecé a rociarle la cara con el gas pimienta hasta que soltó a la chica. Ahí veo que se le cae una chuza», añadió la fiscal. Luego, explicó que le dio el gas pimienta a alguien que cree es penitenciario para que lo siga rociando porque «se zafaba de la aprehensión».

«Lo que no quiero que salga del foco de atención es que estuvimos en riesgo y no la fiscal Ríos, sino todos los que estuvimos en la sala», explicó, y definió la secuencia como «momentos de nervios, de tensión y de gritos».

«Recuerden que son segundos, fue una violencia extrema. Jamás en 33 años de servicio a la Justicia me pasó una situación así», cerró la fiscal.

Más Noticias