viernes, 23 febrero, 2024
InicioPolíticaCatarsis libertaria en el Congreso tras la caída de la Ley Ómnibus

Catarsis libertaria en el Congreso tras la caída de la Ley Ómnibus

Tras el fracaso de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados, que fue girada a comisión tras haber sido aprobada en general y naufragaba en la votación en particular en el recinto, el bloque de diputados de La Libertad Avanza se reunió este miércoles para hacer un poco de catarsis y hubo algunos cuestionamientos al papel que tuvo el Gobierno en las negociaciones para que el proyecto de Javier Milei obtenga la media sanción.

En el encuentro estuvieron 25 de los 38 diputados que forman parte de la bancada que encabeza Oscar Zago, ya que algunos volvieron a sus provincias mientras que otros, como Marcela Pagano, prefirieron no asistir a la reunión, la segunda en menos de 24 horas después del primer revés legislativo del oficialismo.

Todos los que asistieron pudieron hablar y dieron su visión sobre la derrota política que sufrieron en el recinto. Según pudo averiguar Clarín, algunos de los libertarios también se diferenciaron de la estrategia del Presidente, que volvió a cargar contra la oposición y hasta acusar de traición a los diputados de la oposición que no acompañaron la propuesta.

En el oficialismo criticaron al Gobierno por los cambios de interlocutores en la negociación con los bloques dialoguistas. Está claro, al menos eso lo entendieron los diputados libertarios, que Zago y Martín Menem debían haber sido los interlocutores naturales. Tal vez con la inclusión del ministro del Interior, Guillermo Francos, para mediar ante los reclamos de los gobernadores.

Pero lo cierto es que en las negociaciones participaron José Rolandi, vicejefe de Gabinete; y los asesores Santiago Caputo, Federico Sturzenegger y Maximiliano Fariña. Y lo curioso es que nunca un funcionario del Gobierno se reunió con todo el bloque de La Libertad Avanza.

«A Caputo no lo conoce nadie«, disparó uno de los legisladores libertario que marcó diferencias con el manejo del Ejecutivo de ir a todo o nada por una ley y anticipó que la intención del bloque es presentar distintas propuestas a partir de marzo para reemplazar la Ley Ómnibus.

Está claro que en el oficialismo saben que lo ocurrido el martes al devolver a comisión el megaproyecto fue «un fracaso legislativo«. Todo está más allá de si los libertarios sabían que al regresar a comisión se perdía la aprobación en general de la ley, algo que Silvia Lospennato y Alejandro Cacace (secretario parlamentario de la UCR) advirtieron a Zago y a Menem en el cuarto intermedio previo al levantamiento de la sesión.

El único contacto que tuvieron los diputados fue con Omar De Marchi, secretario de Relaciones Parlamentarias y, según los comentarios, tuvo un papel «desdibujado». «Las cosas que se negociaron no las negociamos nosotros. Se podría mejorar el vínculo entre el bloque y el Ejecutivo«, dijo uno de los diputados a los periodistas que esperaban en la puerta de la oficina del bloque.

A todo esto se agregan las diferencias que persisten entre el presidente de la Cámara y el jefe de bloque. Esto quedó un poco reflejado el martes cuando tras caerse la sesión hubo una reunión de la bancada en la que Zago dió un breve mensaje a su tropa y una vez que el diputado se fue de la reunión bajó Menem y dió otro mensaje un poco más amplio.

Más allá de algunas críticas a los gobernadores no K por no enviar a sus diputados a acompañar el proyecto, entre los diputados de LLA cuestionaron los mensajes del Presidente tildando de traidores a los dialoguistas. «Si no hubo acuerdo, no hubo traición», reflexionó una fuente libertaria. Aunque también dejaron claro que Carolina Píparo, que fue candidata a gobernadora en la Provincia por LLA, no pertenece al espacio y así trataron de justificar su voto en contra en uno de los artículos.

También hubo autocrítica entre los libertarios, algunos admitieron que fue «un fracaso legislativo», mientras que la salteña Emilia Orozco admitió que «el proyecto era demasiado amplio y había temas que a lo mejor no tendrían que haber estado». Para la salteña, «lo más viable es que se trate por separado cada capítulo».

Por ahora, lo concreto es que mañana habrá una reunión entre el Ejecutivo, Zago y Menem para analizar los caminos a seguir. Aunque al parecer lo más factible es que la ley quede freezada.

Más Noticias