jueves, 29 febrero, 2024
InicioSociedadDavid Díaz regresa al banquillo del Cajasur Deportivo Córdoba

David Díaz regresa al banquillo del Cajasur Deportivo Córdoba

El Cajasur Deportivo Córdoba y David Díaz han alcanzado un acuerdo para que el entrenador cordobés tome las riendas del primer equipo cajista de fútbol sala en la próxima temporada 2023-2024, en la que el conjunto califal militará en División de Honor Andaluza, lo que equivale al tercer escalafón del fútbol sala nacional.

David Díaz regresa al que fue su club entre los años 2008 y 2012, cuando el Deportivo Córdoba militaba en la máxima categoría, un retorno que lleva fraguándose desde hace tiempo porque «es verdad que la temporada pasada, el presidente, Pablo García, estuvo hablando conmigo, pero le dije que no podía porque tenía contrato con el Miragenil, por lo que no se concretó esa opción… Y una vez finalizada la temporada en Puente Genil volvimos a hablar por teléfono y viendo cómo deportivamente descendió el Deportivo Córdoba al acabar la campaña, podría decir que el cuerpo me pedía ayudar a ese club que me hizo ganar la liga en Primera división».

El regreso al club de sus éxitos

Y es que regresa a Vista Alegre el técnico con quien el Deportivo Córdoba vivió su época más dorada, con la consecución de dos títulos de Liga, una Supercopa de España, una Copa Ibérica y tres Copas de Andalucía en una etapa que finalizó hace once años, y tras la que el propio David asegura que «vuelvo con mucho más aprendizaje, ya que en el fútbol sala, como en casi todos los conceptos de la vida, uno va evolucionando… Quizá me considero un entrenador más completo a nivel técnico-táctico, y con el tiempo también he aprendido a gestionar diferentes tipos de vestuarios, de situaciones y de personas, y esas herramientas te ayudan luego a poder llevar un grupo. Ahora llego a un vestuario donde, a excepción de Inma Sojo, todas las jugadoras van a ser desconocidas para mí, pero tenemos muchas esperanzas en poder trabajar y en que la plantilla se acople rápido a la idea que tengo para adaptarme también al grupo y de jugar al fútbol sala, y podamos hacer una temporada lo más digna posible».

David Díaz, con varias de las copas ganadas en su anterior etapa en el banquillo del Cajasur Deportivo Córdoba. DEPORTIVO CÓRDOBA

Fundador del Atlético Cañero

David Díaz repasa lo que ha sido su camino en estos últimos años y es que «cuando acabé mi periplo en la primera estancia en el Deportivo Córdoba firmé por el Santaella, un equipo de categoría provincial, donde tuvimos mucho éxito y conseguimos sucesivamente los ascensos a Tercera y a Segunda B, pasando de jugar contra equipos de la provincia de Córdoba a medirnos a rivales de la talla del actual Real Betis. Más tarde tuve mi primera etapa en Puente Genil, un club al que también quiero mucho y donde te hacen sentir como en casa, y lo más importante en este trayecto fue que decidí crear un club base en Córdoba, el Club Deportivo Atlético Cañero, donde todavía continuamos, y lo pude alternar otro año también con el Bujalance en Segunda B, antes de regresar a Puente Genil estos dos últimos años. En todo este tiempo he permanecido vinculado siempre al fútbol sala, y he decidido para esta temporada retornar a la categoría femenina mientras seguimos con el Cañero, que inicié con Bebe, el actual jugador del Cartagena, y confío en que este año salga todo bien y podamos luchar por intentar llevar al Cajasur a la categoría que mínimamente le corresponde por historia, ciudad y calidad».

El trabajo para recuperar a un equipo descendido

Y pensando en lo que se viene a partir de ahora, el técnico califal cree que «no se debe catalogar ningún objetivo porque primero la plantilla va a ser casi nueva, y yo tampoco conozco aún a las jugadoras ni bien la categoría, y cuando hagamos la pretemporada y veamos el equipo que formamos, la marcha del equipo tras las primeras cinco o seis jornadas, y veamos también el nivel de cada equipo, ahí ya sí podremos marcarnos un objetivo clasificatorio. Lógicamente, la dirección deportiva del Deportivo Córdoba está tratando de hacer una plantilla lo más competitiva posible, y trataré de que ocurra exactamente igual que cuando llegué en mi primera etapa: me acuerdo que en el primer entrenamiento, con un equipo que había quedado a casi 20 puntos del primer puesto y con una plantilla muy superior a la que yo me encontré, y yo les decía que íbamos a ser el equipo menos goleado y que pelearíamos por el título, pero me miraban como si estuviera loco… pero al final, con trabajo y con fe todo se consigue y lo importante es que cada jugadora se sienta profesional en cuanto a entrenar, en darlo todo, cuidarse en comida y en descanso, en respetar a las compañeras… Ésa posiblemente vaya a ser la clave para determinar los equipos que vayan a estar arriba».

Más Noticias