sábado, 13 julio, 2024
InicioEconomíaAsí son los nuevos y sorprendentes vinos del Norte Argentino: cuáles debés...

Así son los nuevos y sorprendentes vinos del Norte Argentino: cuáles debés probar

(*) Foto de portada gentileza Bodega El Esteco Los Valles Calchaquíes hace tiempo que dejaron de ser, en términos vitivinícolas, terruños de ejemplares potentes y aguerridos.

Es cierto que todavía hay consumidores que asocian a los vinos del Norte Argentino con un estilo sobrecargado, tanto a nivel aromático como en cuanto a carga tánica.

Sin embargo, desde hace un tiempo que los enólogos, ingenieros agrónomos y bodegueros en esa parte del país vienen trabajando en la búsqueda de vinos más elegantes, frescos y complejos. Y los resultados no son nuevos, hace unos años que es posible apreciar la pureza del terroir de la mano de muchos de los proyectos que prosperan en las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca.

Hay una realidad: la altura es parte del ADN del terroir. Como consecuencia de la mayor irradiación solar, y de la mano también de la mayor amplitud térmica de la zona, los hollejos de las uvas naturalmente tienden a engrosarse y a entregar más color, más aromas y más estructura en cada vino.

Y los vinos, especialmente los tintos, reflejan y celebran ese diferencial. Pero, a partir de un estudio de suelos cada vez más amplio, de la búsqueda de nuevos «micro valles», de un trabajo más y más preciso en el viñedo (con un paulatino corrimiento en las ventanas de cosecha) y de una interpretación más sensible dentro de la bodega, los vinos reflejan de manera más precisa otro de los atributos naturales de la altura: la frescura; atributo que contribuye a la complejidad y a la búsqueda de nuevos matices.

Calchaquí Wine Tasting reunió a más de 200 personas y a reconocidos enólogos

Esta tendencia pudo palparse en una mega degustación que se realizó días atrás en la ciudad de Salta y del que participaron más de 200 personas: Calchaquí Wine Tasting, un encuentro que cumplió su segunda edición y que permitió catar 25 vinos novedosos del Norte Argentino.

«La idea, cada año, es conocer los proyectos de una región vitivinícola específica y compartir con sus enólogos sus experiencias», explicó Lorena Rodas, creadora del evento.

Pero, ¿qué vinos probar? A continuación, te presentamos doce etiquetas que vale la pena descubrir para entender la actualidad y el futuro de los vinos que nacen en los Valles Calchaquíes.

Piloto de Pruebas Malbec Cabernet Savuginon 2021 | El Viticultor | $7.800

Apenas 2.000 botellas se elaboraron de este corte que conjuga uvas provenientes de Pucará y Cafayate, en Salta. Daniel Guillén, ingeniero agrónomo, explicó que «el proyecto surgió hace cinco años, cuando recién llegué a Salta. Siempre nos juntábamos y ahí surgió la idea de hacer un par de barricas para compartir entre familiares y amigos. En cuanto al vino, son dos Malbec de ambas zonas, mientras que el Cabernet Sauvignon proviene de Cafayate. El corte final entrega un vino bien perfumado, con fruta más negra que roja, junto a un buen especiado, dominado por la pimienta negra, además de dejar un recuerdo a hierbas. En boca es bien jugoso, algo carnoso y con buen nervio, de la mano de taninos ligeramente reactivos. Un vino para disfrutar hoy junto a un buen corte de carne y que también puede esperarse un par de años para aprovechar su gran potencial.

Sunal Salvaje Malbec 2020 | Agustín Lanús Wines | $8.700

Agustín Lanús contagia su pasión por los vinos del NOA. Durante la presentación en Calchaquí Wine Tasting, contó que ya recibido de ingeniero agrónomo y a punto de obtener el título como sommelier, realizó un trabajo sobre la viabilidad para hacer vinos en Luracatao, en el departamento de Molinos, Salta, a 2.750 metros sobre el nivel del mar. «Cuando visité el lugar, arrancó mi amor por este valle. Me encontré con una diversidad increíble y con vinos que ofrecían una expresión totalmente diferente», aseguró Agustín. En cuanto a este Malbec, realmente tiene mucho por contar: detrás de esa fruta roja potente, aparecen capas y capas de notas herbales y especiadas. De paladar pleno, se apoya en taninos de buen agarre, pero además de carne, hay hueso: una acidez excepcional y bien integrada, que le da soporte y lo empuja en un largo final. Muy interesante exponente de un terroir que merece mucha atención.

Altiplano Malbec 2020 | Francisco Puga y Familia | $22.740

Paco Puga es uno de los enólogos que más viene trabajando para mostrar todos los matices del Valle. A través de su trabajo en El Porvenir o con sus proyectos personales, se nota que nunca está cómodo o en una zona de confort. Siempre va por más. Y este Malbec es ambicioso porque proviene de viñedos especialmente seleccionados y ubicados en cuatro terroirs muy diferentes: Cachi, Molinos, Tafí del Valle y Cafayate. El resultado es un vino con una fruta roja apenas madura y capas que van de lo especiado a lo herbal. En el paladar se luce con un paso fluido, jugoso y algo tenso, con taninos dulces cortados por una rica acidez, pero siempre equilibrada. Si hay que elegir un vino para mostrar la cara actual de los Valles, bien podría ser esta etiqueta.

Partidas Limitadas Chañar Punco Chardonnay 2021 | El Esteco | $14.900

El enólogo Claudio Maza explica que Chañar Punco es un terroir extremo, ubicado en Catamarca, a 2.000 metros sobre el nivel del mar. La bodega cuenta allí con menos de 1 hectárea de Chardonnay, que se adaptó muy bien a los suelos pedregosos, con componentes calcáreos y al clima, un poco más radical y ventoso que en Cafayate. Lo interesante de este vino es que está lejos de cualquier perfil tropical y que expresa una madurez elegante, lejos de cualquier reminiscencia californiana. Tras un trabajo de fermentación en huevos de concreto y una crianza en ese mismo recipiente por 9 meses, en contacto con lías, a lo que se suma menos de un 10% del vino con paso por roble, se obtiene un blanco particular: es herbal, fresco, con mucha fruta blanca de sana madurez. En boca se percibe un buen volumen, dado por ese trabajo con levaduras, asegurando un graso elegante y una acidez con filo pero integrada. De paso largo, cierra con un final que deja un recuerdo a frutas de pepita y cítricos.

Altos La Ciénaga Blend de Añadas | Altos La Ciénaga | $7.500

El productor «Rolo» Díaz es una de las caras más visibles de los vinos de Tucumán. A pulmón, es de los enólogos que está ayudando a volver a poner a la provincia en el mapa vtivinícola, luego de que la actividad estuviese al borde del precipicio (Tucumán llegó a contar con menos de 20 hectáreas en el año 2002, hoy tiene casi 130). La bodega hoy cuenta con 4 hectáreas en Paraje La Ciénaga (a casi 30 kilómetros de Colalao del Valle y a unos 2.300 metros sobre el nivel del mar) y en breve estará sumando otras dos. Se trata de un blend que es historia y terroir, dado que conjuga cuatro diferentes añadas: 2015, 2016, 2017 y 2019. «Quería hacer un vino que muestre parte de la historia de la bodega, con una reseña de los distintos varietales a través del tiempo», aseguró Rolo. Y el resultado es un blend complejo, con notas de frutas rojas y negras bien maduras, bastante pimienta negra, un Syrah que entrega sus trazos exóticos y una barrica integradísima, que suma algo de tabaco y un toque de especias dulces pero en tercer plano. En boca es un vino que se apoya en taninos que entregan mucha textura. Tiene buen músculo, pero la virtud de apoyarse también sobre el «hueso»: una rica acidez que le augura muchos años más por delante para evolucionar sanamente en botella. Un vino que habla del suelo pero también del cielo y de esa finca. Cuando le preguntaron sobre el potencial de guarda, Rolo Díaz no dudó: «El vino dura hasta que dura el tapón».

El Porvenir Pequeñas Fermentaciones Chardonnay Semillón 2022 | El Porvenir de Cafayate | $6.400

«Con este vino mostramos de qué somos capaces en Cafayate», comenzó explicando Lucía Romero, propietaria de la bodega, quien detalló que el Chardonnay se cosecha en la primera semana de febrero y se elabora en tanques de pequeño volumen, mientras que entre un 20% y un 30% del vino pasa por barricas usadas. «La idea es que sea de alcoholes bajos y lograr una frescura que no es fácil de conseguir. Sin embargo, con un buen cuidado en el viñedo y una elaboración cuidada, se puede obtener una buena frescura». Este vino, que suma Semillón (fermentado por separado) entrega un lindo mix de frutas de pepita con evidentes toques herbales y florales. Es un blanco que se luce con una fruta crocante y con un centro ácido intenso que le da más longitud. Final 100% vibrante, con un cierre bien cítrico y que confirma el objetivo que se propuso desde un inicio la bodega.

Copleras Syrah 2022 | Bodega Kindgard | $6.000

Este vino nace de un pequeñísimo viñedo de 1 hectárea en Purmamarca, Jujuy, a unos 2.300 metros sobre el nivel del mar. Durante su presentación en Calchaquí Wine Tasting, Adolfo Kindgard, séptima generación en esa zona de la provincia, destacó a Fernando Dupont como pionero en esa parte del NOA y anticipó que la variedad Syrah será cada vez más protagonista en aquellos terruños. ¿Qué ofrece este Syrah? Nos encontramos con un Syrah de expresión diferente, con notas de frutas negras y una expresión bien herbal y algo especiada. En boca es largo, con buen volumen, taninos tan firmes como bien trabajados y una acidez que se palpa más hacia el final, dejando un recuerdo fresco.

Trópico Sur Sauvignon Blanc 2020 | Bodega El Bayeh | $20.000

La bodega nació en Hacalera, Quebrada de Humahuaca, Jujuy, a 2.700 metros sobre el nivel del mar. Allí, Daniel Manzur, tercera generación de agricultores y primera de viticultores, le dio vida a su proyecto con un vino realmente singular, proveniente de un terroir realmente extremo, donde hoy cuentan con 4 hectáreas. Según Daniel, los suelos en general son profundos, franco arenosos y arcillosos; sin embargo, el cuadro de menos de 1 hectárea sobre el cual está plantado el Sauvignon Blanc es más pedregoso. Durante la degustación, relató una anécdota: cuando recorrían el viñedo, sintieron que la uva ya estaba lista para cosechar. ¿La fecha? 15 de febrero. Esto aseguró una potente acidez (10,4%), a punto tal que hasta el propio Matías Michelini, que los asesora, dijo que «estaba un poco verde». Pero Daniel, entre risas, no dudó: «A nosotros nos encanta». El vino es definitivamente herbal. Es como si recién hayan cortado el pasto a centímetros de la copa. En boca es tenso, delgado, compacto, con una acidez de otro planeta. Súper crocante, vibrante y bien cítrico. Si amás la acidez extrema, te va a encantar este vino. Si te incomoda en dosis altas, mejor no lo intentes.

Almandino Reserva Blend 2019 | Bodega Dal Borgo | $7.500

La bodega está ubicada en Animaná, Salta, en un terroir emplazado a 1.700 metros sobre el nivel del mar. Para el corte, el enólogo Daniel Heffner propone un 75% de Malbec, 15% de Tannat y 10% de Cabernet Franc. «Los suelos son aluvionales, franco arenosos y las viñas están en espaldero. Apostamos por un cultivo agroecológico, porque la sustentabilidad fue una premisa para el desarrollo de nuestras viña. Hacemos toda la cosecha de forma manual y elaboramos partidas limitadas de 2.000 a 4.000 botellas», relató Carla Dal Borgo. Este blend propone una paleta apoyada en las frutas rojas y negras maduras y las especias dulces y que habla de la generosidad del lugar. El Cabernet Franc suma un trazo herbal. En el paladar se percibe un buen graso, con un andar amable, gracias a sus taninos redondos y maduros. Tiene cuerpo y consistencia, pero nunca cansa: la acidez gana presencia al final y vuelve a hacerse presente ese recuerdo a hierbas.

Ferroviario Cabernet Franc 2021 | Bodega La Selestina | $3.500

El proyecto surgió hace cuatro años en Maimará, provincia de Jujuy. El nombre del vino responde al oficio del abuelo del viticultor Cristian Sarabia, que era capataz del Tren Belgrano Cargas. Este vino, que tuvo un paso por barricas de roble francés de segundo uso por 12 meses, se luce con frutas rojas y negras profundas sobre un colchón de especias. La madera complejiza pero no tapa. En boca premia con un paso sabroso y taninos con mucha textura. Súper bebible.

Mastaba Malbec 2020 | Stone Winery | $4.500

El propietario del proyecto, Eduardo Serrano, no solo plantó un viñedo y levantó una bodega: también creó un proyecto inmobiliario a su alrededor. El vino proviene de San Carlos, a unos kilómetros de Cafayate. Según relató el propio Serrano, sus vinos vienen a demostrar que «el suelo y el clima de la zona son muy propicios para la vid». Allí tienen 40 hectáreas en producción (un tercio del total son de familias que apostaron por el proyecto). Este Malbec en particular entrega notas de fruta madura y un toquecito herbal, junto a una madera que juega en segundo plano. En boca es carnoso y avanza apoyándose en taninos dulces y de sensación granulosa y en una buena acidez.

Más Noticias