viernes, 12 julio, 2024
InicioSociedad‘Paloma’, el esqueleto neandertal más completo del mundo

‘Paloma’, el esqueleto neandertal más completo del mundo

Nunca en el mundo se había visto nada igual en el campo de la arqueología. Los expertos han hallado en Torre Pacheco (Murciael esqueleto neandertal más completo del mundo, al que han llamado ‘Paloma’. Pertenece a una mujer de unos 20 años y lo más llamativo es que tiene la pelvis más completa y también la mejor conservada. El descubrimiento ha sido posible gracias a la excavación del yacimiento paleoantropológico de la Sima de las Palomas del Cabezo Gordo, en Torre Pacheco, que comenzó hace tres décadas, pero sigue avanzando en profundidad.

De hecho, en esta fase de la campaña (la 30º) se han llegado a socavar más de dos metros por debajo de donde se encontraron los esqueletos articulados en la fase anterior, y cerca de siete bajo cota zero y la visera rocosa a la que había llegado el relleno de sedimento cuando se inició la excavación. Así lo aseguró este martes el Ayuntamiento de la localidad.

Dos esqueletos más

Colaboradores del Instituto de Antropología de la Universidad de Zúrich tienen la intención de publicarlo a través de la reconstrucción virtual por la Informática, en la que son autoridades mundiales. Los restos femeninos no son los únicos que se han encontrado. En total, han aparecido tres esqueletos, dos de personas adultas y uno de alguien más joven. En base a la anatomía, los cráneos y las mandíbulas se han identificado como parte de la especie del Hombre Neanderthal (‘Homo neanderthalensis’), que pobló la Tierra hace unos 50.000 años.

El nivel al que se ha llegado en este 2023 corresponde al periodo interglaciar -su antigüedad es de entre 100.000 y 130.000 años-, según las determinaciones por la metodología de la luminiscencia óptica de sedimento realizada en la Universidad de Oxford por el profesor Jean-Luc Schwenninge, colaborador del equipo científico coordinado por Michael Walker, profesor emérito de Antropología de la Universidad de Murcia.

La capa alcanzada es «extraordinariamente rica en restos de animales«, entre los que mencionan la tortuga, el conejo, el caballo, el ciervo, el rinoceronte, la gran hiena de las cavernas (‘Crocuta crocuta’ spelaeus), el lobo, la cabra hispánica o el puerco espín, además de la falange de un carnívoro muy grande que guarda similitud con el león de las cuevas (‘Panthera leo’).

Asimismo, se han recuperado restos de huesos de origen animal que presentan señales por combustión, y hay indicios que apuntan a que en la zona se preparaba asado de carne. Este último dato se sostiene también con los restos de caballo silvestre quemado, de cérvidos y de cabra hispánica. A eso se suma que también se han recuperado útiles de sílex, caliza, mármol, cuarzo y cuarcita, entre los que hay puntas y raederas musterienses.

La alimentación a través del sarro

Parece que no solo de carne vivía el Hombre Neanderthal de la Sima de las Palomas, también de materia vegetal. Si los investigadores han podido saberlo ha sido gracias al sarro de los dientes, en el que hay presencia de fitolitos. Como indicaba Michael Walker, todo indica que las plantas que comían eran semillas de gramíneas, rizomas o tubérculos, que les proporcionaban almidón. Así quedó constatado, subrayaba, en un artículo publicado en la prestigiosa revista ‘Journal of Human Evolution’.

Posiblemente, las capas en vías de excavación se corresponden con un vertedero de un campamento neandertal, que habría estado situado alrededor de la boca de la sima, en una pequeña terraza. Esta habría desaparecido por la erosión.

Anteriores hallazgos

Hasta el momento se han recuperado y clasificado más de 300 huesos fragmentados y dientes neandertales que demuestran la presencia de unos quince individuos -adultos, niños y bebés-. Entre ellos se incluyen tres esqueletos articulados que se encontraron en la anterior campaña. Conforman el conjunto más importante de restos de la especie humana fósil ‘Homo neanderthalensis’ de todo el arco del Mediterráneo español.

El lugar fue frecuentado por los neandertales en el Paleolítico Medio, en lo que parece un lugar por el que se decantaban para abandonar los restos de sus difuntos. La investigación científica arrancó en 1992. Un año antes hallaron los primeros restos, maxilas y mandíbulas. No fue hasta 2005 cuando comenzaron a aparecer partes del esqueleto en conexión anatómica, en una zona profunda que se encontraba bajo un talud de piedras y lajas cementadas, con toda probabilidad para evitar la presencia de depredadores como la hiena, el gato pardo y el león.

Al ampliar el área de excavación se recuperó otro esqueleto casi completo de un adulto que descansaba sobre el de un niño. El Ayuntamiento de Torre Pacheco ha destacado la gran labor del equipo que lleva a cabo el delicado trabajo de separar y limpiar en el laboratorio los restos embebidos en conglomerado cementado.

La antigüedad se ha podido determinar gracias al método de análisis de isótopos de uranio y por la estimulación de la luminiscencia óptica de granos del sedimento. Su repercusión internacional es innegable y todo un hallazgo en el campo de la ciencia y la antropología. Tanto, que el último neandertal se localizó hace cuatro décadas en Francia, diez años antes de que se comenzara a trabajar en la Sima de las Palomas. Las campañas de excavación se realizan anualmente.

Más Noticias