lunes, 15 julio, 2024
InicioSociedad«Comprendía lo que hacía»: confirman la prisión perpetua para la mujer que...

«Comprendía lo que hacía»: confirman la prisión perpetua para la mujer que hizo explotar una camioneta y mató a su ex marido delante de sus hijos

Liliana Pinto (38) era consciente de lo que hacía. No hubo improvisación. Procurar que sus hijos quedaran al cuidado de otras personas daban cuenta que el crimen estaba planificado. A esa conclusión llegaron los jueces para dictarle condena perpetua por el crimen de su ex esposo, Gustavo Gaitán (44), en 2019 en el barrio porteño de Barracas. Lo prendió fuego adentro de su camioneta.

El trágico episodio, que quedó filmado por una cámara de seguridad ubicada en una casa en la calle Osvaldo Cruz al 2300, ocurrió el pasado 9 de noviembre de 2019. Esa noche, alrededor de las 22.35, la víctima estacionó su Toyota Hilux. Bajaron sus dos hijos, que viajaban en el asiento trasero.

Según se observó en las imágenes, varias personas se acercaron y comenzaron a bajar cosas de la caja del vehículo. En ese momento, la mujer se acercó a la ventanilla del lado del conductor con una botella, un cigarrillo y un encendedor en sus manos.

Hubo una breve charla y, de repente, ella arrojó el líquido combustible hacia el interior de la camioneta, lo que provocó una inmediata explosión y un posterior incendio. Un vecino intentó rescatar al conductor y sufrió quemaduras de primer y segundo grado. Estuvo en coma hasta que fue dado de alta.

Gaitán no pudo salir. Cuando llegaron los bomberos y apagaron las llamas, el hombre tenía quemaduras en el 100% de su cuerpo. Fue trasladado al hospital Argerich, donde agonizó dos días hasta que murió.

El momento previo, con una breve charla entre la ex pareja.El momento previo, con una breve charla entre la ex pareja.Su mujer, en tanto, fue detenida días después y en abril de 2022 recibió la pena máxima por el delito de «homicidio agravado por el vínculo y por haber empleado un medio idóneo para crear un peligro común». Ahora, la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional confirmó la pena de prisión perpetua.

Los jueces Gustavo Bruzzone, Mauro Divito y Jorge Luis Rimondi rechazaron que la acusada sea declarada inimputable, que el crimen fue cometido bajo circunstancias extraordinarias de atenuación y el planteo de inconstitucionalidad de la prisión perpetua, entre otros cuestionamientos.

La sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional (TOC) 28 fue confirmada por la Sala I de la Cámara bajo una serie de argumentaciones que desechó la postura de la defensa oficial que asumió luego de la condena.

En su voto, el juez Divito dijo que las acciones «corroboran que Pinto comprendió lo que había hecho, en tanto escapó de la escena del crimen, procuró que sus hijos quedaran al cuidado de otras personas y ­como surge de las intervenciones de su teléfono tenía suficiente conocimiento de la relevancia delictiva de su conducta y sus posibles consecuencias».

El magistrado indicó que «más allá de que la acusada hubiera consumido drogas e ingerido alcohol, ello en modo alguno la había dejado en un estado bajo el que no podía comprender la criminalidad de su conducta y dirigir sus acciones».

La denuncia por violencia de género y drogas

Una de las estrategias de la defensa para atenuar la pena era que los jueces tengan en cuenta que la mujer era víctima de violencia de género por parte de su marido. Pinto lo había denunciado y hubo una causa en la que ella declaró que él «la despojó de sus bienes y controlaba su economía» y que -a partir de los dichos por varios testigos en el proceso- era quien también «le proveía de estupefacientes conociendo la grave adicción que ella padecía».

A raíz de esa denuncia, Gaitán fue condenado a un año y cuatro meses de prisión en suspenso, como autor del delito de «lesiones leves agravadas por el vínculo y por haber sido cometidas en un contexto de violencia de género».

Fue por eso que la defensa pidió una disminución de la pena, pero fue rechazado por la Cámara que sostuvo que «no podría ser admitida en el caso por la subsistencia de la agravante derivada del empleo de un medio idóneo para crear un peligro común».

La mujer quedó detenida días después del crimen.La mujer quedó detenida días después del crimen.A su vez, el juez Divito explicó que «si bien la situación de singular vulnerabilidad bajo la que ha vivido la acusada y la violencia de género que padeció por parte del damnificado ­que incluso fue reconocida en la sentencia condenatoria pronunciada contra éste resultan susceptibles de configurar las circunstancias extraordinarias de atenuación».

Por último, la Sala I convalidó la pena máxima para la mujer y aclaró que en su momento podrá acceder a una libertad condicional.

Con información de Télam

Más Noticias