lunes, 15 julio, 2024
InicioEspectáculosCómo fue el deslumbrante show de Caetano Veloso, que brilló y destiló...

Cómo fue el deslumbrante show de Caetano Veloso, que brilló y destiló belleza artística a los 80

A los 80 años, Caetano Veloso sigue brillando y destilando belleza artística con su larguísimo cancionero que abarca casi toda su vida.

En la noche del viernes, ante un Movistar Arena colmado, el gran músico brasileño regresó al país y contagió alegría a su público argentino que, a la par suya, tarareó o entonó bien fuerte grandes hits de sus diferentes épocas, pasando por sus tiempos del tropicalismo, la MPB (Música Popular Brasileña), la bossa nova, o bien el samba, ritmo sonoro que tanto fue festejado por su gente en sus diferentes pasajes, en la hora y media que duró el concierto.

Caetano Veloso, con su larguísimo cancionero que abarcó casi toda su carrera. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso, con su larguísimo cancionero que abarcó casi toda su carrera. Foto: Martín Bonetto.

Un gran reencuentro

Caetano se había presentado por última vez dentro del marco del Lollapalooza, pero su último concierto propio fue en 2019, antes de la pandemia y junto a sus tres hijos: Tom, Zeca y Moreno.

De tal manera, el del viernes 9 de junio se trató de un reencuentro íntimo y emotivo, tanto de parte del artista en escena como de su público fiel que no paró de gritarle casi al unísono: “¡Te amo, Caetano!” desde el campo y los laterales del estadio del barrio de Villa Crespo.

Esta vez, su regreso a Buenos Aires tuvo que ver con la presentación oficial de su último álbum titulado Meu Coco, para cuya gira unió canciones notables del trabajo con temas legendarios de su extensa trayectoria.

Caetano Veloso se había presentado por última vez en Argentina dentro del marco del Lollapalooza, pero su último concierto propio fue en 2019, antes de la pandemia. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso se había presentado por última vez en Argentina dentro del marco del Lollapalooza, pero su último concierto propio fue en 2019, antes de la pandemia. Foto: Martín Bonetto.

Para conseguirlo, el artista propuso aunar canciones con iluminación, generando así un propuesta sólida, vistosa y armoniosa, desde el principio hasta el final.

El inicio del show

Con el marco de un publico mayor de 40 años, a las 21.15 horas se apagaron las luces y el anuncio de su llegada fue en idioma portugués.

Caetano Veloso, con trajecito color crema, combinado a la perfección con una camisa blanca abotonada y zapatillas del mismo tono. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso, con trajecito color crema, combinado a la perfección con una camisa blanca abotonada y zapatillas del mismo tono. Foto: Martín Bonetto.

De pronto, el cantautor irrumpió sobre el centro del escenario vestido con un trajecito crema, combinado a la perfección con una camisa blanca abotonada y zapatillas del mismo color.

A sus costados, sus grandes socios de la velada: dos percusionistas de un lado y del otro, teclado, guitarra y bajo. Todos sonaron a la perfección, como si se tratara del péndulo de un reloj de pared. Todos ellos, cariocas, en excepción de Veloso, que nació y creció en Bahía.

En el inicio del show, Veloso y sus compañeros se mostraron exultantes a través de pop y rock potente, generando un notable impacto inmediato en todos los comensales presentes.

A puro ritmo y convicción, la banda arremetió con Avarandado y Meu Coco (canción que le dio nombre a su nuevo álbum), tratándose de los primeros dos grandes sacudones de bienvenida, y en los cuales los tambores de batucada (surdo o bombo) fueron los mayores protagonistas.

Luego fue el turno de acercarse a la bossa nova a través de Anjos Tronchos, otra de las canciones de su placa de 2021.

Detrás llegaron los primeros aplausos, un Caetano en clave de a capella a la que se acopló a la perfección la banda para la interpretación de Sampa, de su disco Muito, del año 1978, que grabó apenas dos años y pico después de su primera vez en Argentina.

Caetano Veloso también cantó en un tema suyo en inglés, al cumplirse 50 años de su aparición. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso también cantó en un tema suyo en inglés, al cumplirse 50 años de su aparición. Foto: Martín Bonetto.

Una figura abstracta que cumplió el rol de logo sobre el telón también fue la compañera fiel en este juego de luces, sonidos o sombras, que principalmente después del primer tramo del concierto fue ineludible pasar por alto al momento de mirar fijo hacia el escenario.

Sus primeras palabras

Cercano a los quinces minutos del concierto, recién Veloso se dirigió por primera vez al público.

Caetano Veloso sorprendió también con una hermosa versión de

Caetano Veloso sorprendió también con una hermosa versión de «Volver a los 17». Foto: Martín Bonetto.

“Buenas noches, Buenos Aires. El poder del sacudón aquí siempre para mí es una belleza. Anoche estaba un poco más caliente, pero siempre es adorable. No podía dejar de elegir una canción de Tranza, porque este año se cumple 50 años de su aparición”, expresó y recibió los primeros aplausos parejos.

El tema elegido en conmemoración a ese discazo suyo fue el que aparece en idioma inglés, You don’t know me.

De inmediato, volvió a tomar la palabra, con un poco de recorrido de su historia.

“Ahora quiero cantar una canción que no la cantaba cuando la conocí. Y que mis amigos la cantaban. La cantaré como demostración de honor, pues después de cantarla en Chile generó un premio que se llama…”.

De pronto, el silencio. Todos en el estadio pensaron que Veloso había olvidado el nombre de ese reconocimiento recibido, pero no fue así, sino un truco del artista para manejar los tiempos y las emociones, pues segundos después retomó y reveló la segunda parte de su mini discurso.

Caetano Veloso tocó con una banda capaz de pasar de la música del Brasil más tradicional, a la potencia rockera . Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso tocó con una banda capaz de pasar de la música del Brasil más tradicional, a la potencia rockera . Foto: Martín Bonetto.

“Quedé un poco conmovido. El premio recibido se llamó Mercedes Sosa… Es uno de mis preferidos de Violeta Parra. A ver, yo empecé en el tropicalismo en 1967, justo el mismo año que murió Violeta. A mi no me interesaban esas canciones, sí a mis compañeros universitarios. Yo focalizaba en boleros melodramáticos en una forma diferente”.

Tras tomar aire, y mirando como hacia el más allá, pensó por un instante y prosiguió: “Después una vez invitamos a Mercedes Sosa al programa de televisión que teníamos con Chico Buarque y la acompañamos en un tramito del tema. Pero recién ahora me atrevo a cantarla entera. Me siento exigido”, expresó en tono conmovido.

Fue así como llegó su versión de Volver a las 17, himno que inmortalizó la cantante de protesta chilena Parra, asesinada en dictadura y que luego recorrió el mundo en la voz de la Negra Sosa.

“Muchas gracias, yo agradezco y pido disculpas porque en Chile me salió más entera, pero lo importante es que la quería cantar”, retomó el músico bahiano, con un dejo de descontento por su versión al finalizar la canción.

Bossa y potencia rockera

Tras agitar al público para que se pare y baile Cajuina, del disco Cinema Trascendental, de 1979, llegaron otros temas bien pegados entre sí: Reconvexo, Itapuá y O pulsar, que según Veloso la letra pertenece a “uno de los mejores poetas contemporáneos de Brasil, Augusto Basualdo”.

Caetano Veloso, a los 80 años de edad, nuevamente volvió a deslumbrar al público argentino. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso, a los 80 años de edad, nuevamente volvió a deslumbrar al público argentino. Foto: Martín Bonetto.

Pasaron apenas unos pocos segundos hasta que llegó la última vez que el músico hizo referencia a cuestiones históricas de su carrera musical.

“Grabé el disco Trilhos Urbanos, después organicé Banda Nova, nombre que puse así por falta de imaginación. Tuve otras bandas también. Pero tenía ganas de armara una banda de rock, con guitarra, bajo y batería. Así nació esta canción que voy a cantar”.

Se trató de A Bossa Nova é foda, donde la banda retornó a la potencia rockera del inicio del concierto y la distorsión de guitarra fue el eje del sonido, además de la batería y un bajo insistente y a base de presión constante.

Caetano Veloso dio un show formidable en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.

Caetano Veloso dio un show formidable en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.

Más allá del agrado parejo del público a lo largo del set elegido por el artista visitante, el mayor clamor de danza sucedió cuando regresó el samba en su repertorio.

Aunque antes de ese tramo presentó, elogios mediante, a sus músicos en escena: Alberto Continentino, Kaina de Souza, Lucas Costa y Thiago Brigo. Para todos pidió aplausos extendidos que enseguida se reprodujeron en todo el Movistar Arena.

Después el público se dispuso a dejar sus butacas y ponerse a bailar alocadamente, incluso en los pasillos: las canciones que llamaron a la danza desenfrenada fueron Sem Samba nao da, Lua de São Jorge y, dentro de los bises de despedida, Noite de Cristal, del disco que lo trajo de nuevo a Buenos Aires.

A todo esto, ya eran las once menos cuarto de la noche y el adiós llegó; la sensación de haber vivido un momento mágico se enmarcó de manera notable en los rostros del público que se retiraba plácidamente, con sonrisas amplias en sus rostros.

Afuera del estadio, la temperatura había bajado considerablemente. Once grados hacía en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, ese calor corporal con el que dejó a todos Caetano Veloso sirvió de gran escudo ante el embate climático en el momento de retomar la calle y despedirse de un viernes de otoño que finalizó de manera formidable.

MFB

Más Noticias